Mike Nichols: de cómico a leyenda

1.220

Este pasado 19 de noviembre, a los 83 años de edad, murió el aclamado director de cine y de teatro Mike Nichols. Ascendió a la fama en los años 60 y llegó a ser el primero, junto a Mel Brooks, en ganar todos los premios más importantes del entretenimiento: Emmy, Grammy, Oscar y Tony (televisión, música, cine y teatro, respectivamente). Entre sus filmes más recordados encontramos una de las mejores comedias negras, “¿Quién teme a Virginia Woolf?”, y también la conocida sátira “El Graduado”. Su carrera teatral no se quedó atrás, al colaborar con Neil Simon, uno de los mejores dramaturgos de los Estados Unidos, dirigió obras suyas tales como “Descalzos por el parque” y “La extraña pareja” que lo llevaron a ganar sus primeros Tony’s en dirección teatral.

La verdad que el primer éxito de este flamante director comenzó cuando formó el grupo Nichols and May, junto con Elaine May, que realizaba comedia de improvisación y donde sus tres álbumes grabados llegaron a estar entre los primeros puestos del Billboard 40. En el año 1961 llegaría a ganar su primer premio, un Emmy, bajo la categoría de Mejor Álbum de Comedia.

En el año 1966, Nichols dirigió la película “¿Quién teme a Virginia Woolf?” con las actuaciones principales de Elizabeth Taylor y Richard Burton. Este filme es una de las dos películas nominadas a todas las categorías posibles de los premios de la Academia. Terminó siendo galardonada con 5 de los 13 premios Oscar en la cual fue nominada. Otro filme también con alto reconocimiento fue “El Graduado”, con Anne Bancroft y Dustin Hoffman, en donde un recién graduado es seducido por una mujer mayor y, a continuación, el graduado procede a enamorarse de la hija de esta señora. Esta fue la primera victoria como director para Nichols y así se llevó el Oscar a Mejor Director en el año 1968. En todas las categorías, sus filmes sumaron un total de 42 nominaciones y 7 victorias.

Como director de teatro, él dirigió varias obras escritas por Neil Simon y que finalmente fueron estas las que lo llevaron a ganar cuatro de sus cinco premios por dirección en obras dramáticas. Es uno de los directores de teatro con más premios con un total de nueve galardones. Su carrera teatral fue tan importante como su carrera en el cine.

En la televisión, él recibió un total de cuatro victorias por sus dos obras Wit y Angels in America, la última siendo quizás una de las mejores miniseries. Esta explora una variedad de temas como la epidemia del SIDA, las políticas de Reagan y un cambiante ambiente político y social. La miniserie rompió récords y en su totalidad ganó once de sus 21 nominaciones en los premios Emmy así como 5 victorias en los Golden Globe.

Definitivamente no solo la industria del cine sino toda la industria del entretenimiento a perdido a uno de los más grandes directores que jamás allá existido. Una gran perdida debido a que existen muy pocos directores polifacéticos que se pueden desarrollar en todos los aspectos del entretenimiento teniendo resultados asombrosos en cada obra que realicen. Se fue un ser que quedará en la memoria de todos. Que en paz descanse.