“MIRA, UNA CUCARACHA”

281

EDITORIAL TRIBUNA UNIVERSITARIA

La situación del Gobierno se sigue agravando. Resulta que ahora no solo los grandes casos de corrupción son aquellos que ponen en duda la capacidad moral del Presidente y su esfera de poder. Desde hace unos días, un nuevo destape -esta vez realizado por la revista Correo Semanal- pinta de pies a cabeza a la actual gestión y demuestra que el proceder ilegal no es una práctica que les sea ajena.

Los DiniLeaks arrojan que desde enero del 2011 hasta el 2014, se realizaron 100 mil búsquedas en la página de Registros Públicos para detallar información personal de importantes periodistas, políticos y empresarios. Pero eso no es todo, también se denunció algo más grave: la existencia de un equipo de interceptación móvil comprado el año 2012, según el programa Cuarto Poder, con un costo de 2 millones y medio de soles a la empresa Verint Systems.

Mientras que por un lado el índice de criminalidad sigue aumentando y la delincuencia inunda los titulares, aquellos que tienen la tecnología para desbaratar bandas de sicarios y cárteles de narcotráfico, se dedican a hacer seguimientos con fines políticos. Es lamentable.

Pero es aún más lamentable, que en medio de tamaño escándalo, el Presidente Humala no haya destituido a Ana Jara, responsable directa del Gabinete y, por ende, de la Dirección Nacional de Inteligencia. Sin embargo, todavía existe separación de poderes en este calamitoso Estado y el lunes 30, el Congreso debatirá una posible censura a la premier.

Durante la semana, además, se registró la violación de la oficina de Víctor Andrés García Belaunde, congresista que ha venido rastreando a la DINI, durante los últimos meses. Según él, han querido amedrentarlo y desaparecer las pruebas que tiene en contra de la actual gestión.

El oficialismo ya no sabe qué hacer para tragarse tan grave denuncia. Han suspendido las acciones de inteligencia de la DINI, para reestructurarla. Es decir, nos hemos quedado sin servicio de inteligencia nacional. ¿Se imaginan a EE.UU sin la NSA? Tal cual. Esto en medio, de las investigaciones para descubrir qué tan arraigada está la red de espionaje chileno en la Marina de Guerra del Perú.

 Encima de todo, el presidente Humala tiene la frescura de invocar unidad nacional para hacer frente al problema de espionaje chileno. Señor presidente, ¿No cree que si nuestro servicio de inteligencia no hubiese estado concentrado en hacerle a usted mandaditos con fines políticos, el problema del espionaje chileno hubiese sido detectado a tiempo?

No solo están usando la vieja y tan dañina xenofobia que en este país de lo inverosímil abunda. También han recurrido a un problema social para desviar la atención pública: el descontento de un sector de la población con respecto a la televisión nacional. Es así como se han aprovechado del último incidente en el programa El Último Pasajero (Latina) y han sabido cómo usarlo para que el rebaño se mueva en otra dirección.

Por lo pronto, Ana Jara y Ana María Solórzano prefieren contestar: ¡MIRA, UNA CUCARACHA! Y así huir algunos minutos de su agobiante realidad.