Mucho ruido, poca reforma

754

Hace unos días, el Congreso eliminó la reelección inmediata de Alcaldes y Gobernadores, el argumento utilizado era un sofisma: reelección es igual a corrupción, no van al fondo del problema, pues el que robaba en dos periodos, ahora robara en uno, porque el que es corrupto, lo será, sea o no reelegido. Según nuestros padres de la patria, la corrupción no es un tema de valores y de ausencia de mecanismos eficientes de control de los recursos públicos (Contraloría y Ministerio Público eficientes).

Lo peor de este tipo de medidas es que no tienen base en la realidad, de 1850 distritos, 196 provincias y 26 regiones, solo alcanzan la reelección menos del 18%

El argumento es que varios ex presidentes regionales están en prisión, por culpa de esos, se condena a todos, en especial a quienes con dificultades logran hacer una buena gestión pública, hoy tendremos a cada municipio del país empezando de nuevo cada 4 años.

Claro está, que la norma anti-reeleccionista no se aplicara a los Congresistas, pues en su defensa manifiestan que ellos no manejan recursos públicos, pero el Congresista omite que tiene influencia en decisiones que tienen impacto económico, así como en la asignación de recursos en el presupuesto público.

Habrá que recordarles a nuestros Congresistas que si en materia de corrupción se trata, muchos de nuestros actuales legisladores estarían tras las rejas acompañando a Goyo Santos y Cesar Alvarez, de no ser por su inmunidad parlamentaria y el oportuno blindaje de otros parlamentarios aliados por impunidad.

Pero ya no insistiremos si deben o no reelegirse, ya que en los hechos, cada 5 años se van a su casa el 85% de los congresistas, el pueblo naturalmente reitera su apoyo a un pequeño número de ellos

¿Por qué no nos representa bien el Congreso?

Con 130 parlamentarios para 30 millones de peruanos, nos arroja un ratio de 220 000 peruanos por cada congresista aproximadamente ¿es suficiente? Obviamente no.

Peor aún si nuestro país es geográficamente accidentado y demográficamente complejo, tenemos distorsiones de representación, por ejemplo, ciudades como Trujillo, concentran el 65% del electorado de la Región La libertad ¿Cuántos congresistas ponen las otras 11 provincias?

En el caso de Ancash, el Santa concentra alrededor del 75% del electorado de dicha región ¿Quién representa a las otras 19 provincias, entre ellas Huaraz, la capital de la Región?

El caso de Lima Metropolitana es más dramático, nuestra capital del país, de los 35 parlamentarios de Lima aproximadamente, el 80% vive en 5 distritos: La Molina, Surco, Miraflores, San Isidro y San Borja ¿Cuántos congresistas representan a SJL, VES, Lince, Los Olivos, La Victoria, SMP, Comas o el Cercado, etc.?

Queda demostrado que nuestro Congreso es sub-representativo, y pasa porque las curules están reservadas para el poder económico, solo a quienes cuentan con millonarias maquinas publicitarias para pagar medios, imprentas, polos y carteles en las principales ciudades

En otros países, está prohibida la publicidad con carteles, afiches, pasacalles y pintas (reduciendo notablemente la contaminación visual) los candidatos son por distritos electorales más pequeños y por lo tanto más representativos, tienen equitativo acceso a los medios de comunicación masivos.

Nuestro país debe acabar con este sistema perverso, donde las mejores campañas no son de quien tiene mejor liderazgo o propuestas, sino de quien tiene los millones para difundir su cara, su símbolo y su número.

Si quieren reformar la política, no solo preocúpense de donde viene la plata, sino de ¿Por qué son tan cada vez más costosas las campañas?

Atrévanse a acabar con negocio de los medios masivos, la fabricas de polos, imprentas, periodistas y encuestadoras, darles a los líderes de cada provincia una representación real y acceso a una competencia electoral justa, donde el éxito de un candidato dependa de la calidad de las propuestas y de su liderazgo partidario, y no de cuánta plata tenga para promocionarte.


Sígueme en Twitter @jorgevillenal