Multitudinaria Marcha por Vida exige mayor protagonismo de nuestros políticos

860

Definitivamente fue maravilloso y un llamado de atención a nuestros políticos lo que ocurrió el último sábado 21 de marzo en las calles de Lima con la manifestación más grande en la historia del país, donde más de medio millón de personas alzaron su voz en favor de la vida y en contra de cualquier engaño para introducir el aborto en el país.

Si uno se pone a pensar en la cantidad de personas que salieron a celebrar el valor de la vida, que está perfectamente resguardado en nuestra constitución, no quedan dudas de que los políticos tienen que actuar de acuerdo a los dictados del pueblo que en un tema tan importante como la defensa de la vida no tiene ningún tipo de color político.

Congresistas como Juan José Díaz Dios, Julio Rosas y Juan Carlos Eguren participaron de la manifestación y nos hicieron pensar que el tema de la defensa de la vida y de la familia tiene necesariamente que estar en la agenda política actual.

El movimiento pro vida en Perú comenzó en 2004 cuando se dio una manifestación en contra de la abortiva pastilla del día siguiente. En ese entonces se congregaron 10000 personas frente al Palacio de Justicia. Han pasado más de diez años y año tras año se ha realizado la marcha por la vida, muy cerca del 25 de marzo, Día del Niño por Nacer.

Muchas marchas se realizan en nuestro país a lo largo del año. Generalmente es para oponerse a una ley o luchar por un derecho. La reciente derogada ley pulpin fue un ejemplo de como la presión de la calle puede hacer que un gobierno retroceda ante una injusticia. Ahora los medios de comunicación también tienen que funcionar como caja de resonancia de esas protestas.

En la defensa  de la vida tiene que haber también un apoyo de los medios. Si nos remontamos diez años atrás encontraremos que la televisión y la prensa en general, poco o nada aportó para dar a conocer que la vida no es negociable, que el concebido tiene derecho en todo lo que lo favorece. Ahora en 2015 vemos más atención de los medios. Eso es positivo pero aún insuficiente porque lo que ocurrió el sábado no fue otra cosa que  la noticia que tenía que estar en todos los titulares, en todas las primeras planas de los diarios de circulación nacional.

De hecho los medios tienen su agenda que muchas veces se contrapone con la defensa del no nacido o de familia fundada por un hombre y una mujer.

Los políticos como lo dije antes se van pronunciando. Sin embargo aún es escaso su protagonismo. Si salieron a las calles más de medio millón de personas por qué líderes políticos como Ollanta Humala, Alan García, Alejandro Toledo,  Pedro Pablo Kuczynski, Keiko Fujimori, entre otros, no se pronunciaron.

Es importante que la política gubernamental apunte al bien común y si varios de los que hemos señalado aspiran a ser la mayor autoridad del país, deben decirnos qué harán ante las presiones internacionales o incluso internas por despenalizar el aborto por una serie de casos que nunca justifican el asesinar a un jovencísimo  ser humano.

En el Congreso hay un proyecto de ley para despenalizar el aborto por violación, la primera puerta  para abrir el llamado aborto a pedido. Esperemos que esta  marcha histórica haga pensar muy bien a los congresistas para legislar en favor de la persona humana, que este caso es  el concebido que solo no puede defenderse.

Esperemos que la presión de la calle también haga desistir a Congreso de aprobar un ley injusta e inmoral, avisados.