Mundo en tensión, por Sebastián Vinelli

2.255

‘’Buenas noches, y que Dios bendiga a América y al mundo entero’’, así terminó el apacible discurso de Donald Trump –raro en él, ya que la mayoría de sus apariciones son enfáticas- tras la decisión de bombardear una base militar del régimen de al-Ásad en Siria. Trump justificó su ataque declarando que el  presidente de Siria, Bashar al-Ásad, había utilizado armas químicas contra su pueblo, donde murieron 58 personas, entre ellos 11 niños. Y así fue y no es la primera vez que lo hace. En el 2013, el ejército sirio masacró con gas sarín a 1 400 personas, la gran mayoría civiles.

De esta manera EEUU desafía directamente a Rusia, que apoya el régimen dictatorial en Siria. Un régimen que lleva 46 años en el poder, de los cuales 29 gobernó el padre y 17 el hijo. La reacción del bando respaldado por Rusia, entre ellos Irán, Hezbolá y otras milicias afines al presidente sirio,  han advertido severamente a Trump que, si vuelve a realizar algún ataque similar, responderán con todas sus fuerzas. Por otro lado, la coalición conformada por Gran Bretaña, Francia, Alemania y la Unión Europea manifestó su apoyo a Trump por el ataque perpetrado. ¿Dónde quedó la relación tan amical de Trump con Putin mostrada en la campaña presidencial?

Este es el momento más tenso de la guerra civil en Siria, que ya lleva seis años y no vemos una salida puesto que ninguna posición quiere echarse para atrás. Mientras tanto, los civiles siguen muriendo y millones de refugiados abandonan el país.

Cabe resaltar que el ataque estadounidense vino acompañado de un envío naval a la península de Corea del Norte, aumentando así la gravedad del asunto por las constantes ‘’demostraciones de fuerza’’ que suele hacer Pyongyang, que lleva creando un programa nuclear de total peligrosidad para el mundo.

¿Y ahora qué? Lo que se viene ahora todavía es incierto, Putin no se ha pronunciado y está vigilante del siguiente movimiento que pretenda hacer Trump, que aparte es un líder completamente impredecible. Hace unos años le pedía a Obama que no ataque a Siria y ahora él lo está haciendo. ¿Cuáles son las represalias que podría tomar el gobierno ruso ante otro ataque estadounidense? No lo sabemos, solo podemos decir que estamos en un mundo donde los países ya cuentan con arsenal nuclear que, tranquilamente, se podría causar una hecatombe mundial.

En definitiva, será difícil llegar a un acuerdo en Siria porque Putin seguirá defendiendo el régimen de al-Ásad, y la embajadora de EEUU ante las Naciones Unidas ha manifestado que ya no hay ninguna solución política en Siria, que no dialogarán más si el dictador continúa en el poder.

¿Quizás estemos viviendo el inicio de una nueva guerra mundial y no nos hemos dado cuenta?