Municipalidad de Lima restauró farola de “Las tres gracias”

438

El alcalde de Lima, Jorge Muñoz, entregó a la ciudad la farola de “Las Tres Gracias” completamente restaurada. Esta pieza conmemorativa del siglo 19 se ubica en la intersección de la av. Nicolás de Piérola y jr. De la Unión, frente a la Plaza San Martín.

“Es la segunda escultura de las más de 90 que recuperaremos. Su puesta en valor forma parte de las acciones del Plan Maestro del Centro Histórico y se da en el marco de la preparación de la capital de cara al Bicentenario de la Independencia del Perú”, sostuvo el burgomaestre.

La farola de Las Tres Gracias es una pieza de hierro fabricada por una fundición francesa. Es una réplica de la figura del mismo nombre hecha por el escultor Germain Pilón, la cual fue encargada por la reina de Francia, Catalina de Médicis, en 1561, para “guardar el corazón” de su esposo, el rey Enrique II.

Para restaurarla, el equipo de Prolima elaboró un diagnóstico de su estado inicial, calas estratigráficas, así como el monitoreo de temperatura y humedad. Posteriormente, realizó un estudio histórico y artístico, con el fin de recuperar sus valores originales, estéticos y monumentales. “Se le han retirado varias capas de pintura negra. El trabajo tomó aproximadamente cuatro meses”, refirió Muñoz.

Para garantizar sus óptimas condiciones y sea apreciada por las actuales y próximas generaciones, se le realizará un monitoreo continuo y adecuado mantenimiento. “El cuidado de estas esculturas no sólo es responsabilidad de la Municipalidad de Lima sino también de todos los ciudadanos”, afirmó.

Características 

La farola de Las Tres Gracias representa a tres mujeres vestidas, tomadas de la mano y apoyadas dando la espalda a una columna central. En sus tres frentes se encuentran inscripciones en latín que hacen referencia al fallecido rey Enrique II.

Esta pieza, declarada como bien integrante del Patrimonio Cultural de la Nación en el año 2018, tiene una altura de 4.75 m, considerando su pedestal, figura y luminarias.

La escultura ha sufrido varios traslados a lo largo de su historia, desde su ubicación inicial en el patio del antiguo Teatro Principal, en donde fue instalada presumiblemente hacia 1874, hasta su localización final en la Plaza San Martín en 1915.