National Geographic: Ahogados en plástico, por Inés Yábar

401

Tomar agua directamente del caño es un privilegio del que muchos se olvidan. Al vivir en una reserva natural por un agua tenía un agua súper potable a la mano todo el tiempo. Camino al Perú sé que el agua del caño ya no será tan accesible y pierdo un privilegio del que tanto me acostumbré. El agua en botella, aunque menos popular que antes, sigue siendo muy común en el mundo entero. Paseando por aeropuertos, la mitad de las personas que me cruzo tienen alguna botella plástica en su posesión.

Un proyecto de ley será propuesto el 28 de Mayo en Montreal para prohibir la compra y uso de botellas plásticas en la ciudad. Con agua en los caños es innecesario servir agua en botellas para reuniones o eventos, sobre todo sabiendo que se encuentran más de 700 millones de botellas al año en lugares enterrados del Quebec. La medida podría ir más allá, con la idea de eliminar el uso de cañitas plásticas también. Ciudades como Londres y Vancouver ya han puesto iniciativas como estas en marcha.

En Londres no son solo las cañitas plásticas que ya no se pueden vender, el proyecto también busca eliminar los bastoncillos de algodón y los palitos para mezclar coctéles. El objetivo es que llegando al 2042 se haya limitado lo suficiente los desechos plásticos truncar la contaminación marina. No son plásticos esenciales al funcionamiento de la sociedad, y es por eso que hasta la Reina y muchos restaurantes se han unido al movimiento en contra de las cañitas. Eran, según la sociedad de conservación marina, más de 8,5 mil millones de popotes que se usaban tan solo en Gran Bretaña. La medida es entonces un gran paso hacia reducir el consumo de plástico innecesario que muchas veces termina en las playas varada después de un uso.

Con información como la que proporciona “National Geographic”, varios países se están dando cuenta de la necesidad de actuar pronto. En su edición de Junio, la revista hablará de los impactos del plástico en el planeta y como “estamos ahogándonos en plástico”. Con datos alarmantes esperan impactar a muchas personas para que ellos exijan acción de sus gobiernos. Por ejemplo, ya se sabe que más de un trillón de partículas plásticas flotan en nuestros océanos. A nivel mundial, el 73% de los desechos en las playas son de plástico ya que tan solo se recicla el 9% de la producción y hay un 12% que se incinera, dejando 79% para ser puesto en botaderos o perderse en el medio ambiente.

Con cifras generales y tan grandes, es difícil pensar que se puede tener un impacto como individuo, pero lo hay. Las leyes impuestas por gobiernos ayudan y las buenas prácticas inculcadas en los ciudadanos también. Aunque en el Perú aún no hayan leyes de prohibición de uso de botellas plásticas o cañitas, y aunque no tengamos uso a agua potable en todos los caños, recordemos que nos corresponde ser consumidores conscientes. Para actuar aún antes que el gobierno y ser de buen ejemplo, tú ¿qué estás haciendo?

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.