Niña sobreviviente de cáncer se suicida por bullying

880

El pasado 19 de octubre, en un pueblo en Ohio, Estados Unios, una estudiante de sexto grado se asesinó. El acoso incesante ocasionado por sus compañeros, conocido como bullying, llegó a ser demasiado difícil de controlar para la niña de 11 años de edad.

A los 3 años de edad Bethany Thompson fue diagnosticado con un tumor cerebral y luchó a través de tratamientos de radiación. Aunque libre de cáncer desde el año 2008, el tratamiento dañó sus nervios, cambiando su sonrisa. Según su madre, Wendy Feucht, eso y su pelo rizado conllevó al acoso por parte de sus compañeros del colegio.

Feucht contó que después de un miércoles particularmente difícil por sus agresores, Bethany le dijo a su mejor amigo que no podía aguantar más, y que tomaría su propia vida.

El padre de su amigo llamó a la madre de Bethany, pero era demasiado tarde. Bethany había encontrado una de las dos armas guardadas en la casa, y se pegó un tiro a pocos minutos después. Su padrastro estaba durmiendo en otra habitación.

Feucht dicho Bethany habría tenido que buscar un arma, ya que ella y su marido nunca le dijeron a sus hijos dónde estaban y mantenían las armas de fuego fuera de su vista.

El colegio donde estudiaba Bethany era consciente del problema de bullying. La madre de la víctima había hablado con el director incluso dos días antes del incidente. Él le dijo que estaban investigando el problema. Fuecht indica que, en el momento, no se molestó lo suficiente, y que hay un severo problema en el sistema escolar, y que la situación de su hija pudo haber sido manejada de diferentes maneras.

El superintendente del distrito del colegio de Bethany afirmó que se conocía el caso desde el año pasado, cuando se recibieron quejar por parte de la alumna, el cual se supone había sido resuelto. Aseguró que el colegio está desarrollando campañas antibullying para estudiantes y maestros.

Los padres de Bethany consideraron cambiarla de colegio, pero su madre consideró que sería más seguro no hacerlo, pues done estaba ya conocían su historia.

Su madre también cuenta que Bethany y sus amigos habían ido a hablar con el personal administrativo del colegio, llevando pancartas con mensajes antibullying, el día antes del suicidio de su hija. Sin embargo, les dijeron que no podían ser usados.

«Hay una pieza que falta. He tenido esta constante en mi vida durante 12 años y ahora se ha ido», dijo Feucht. «Nada va a ser capaz de llenar ese hueco.»

«Ella era mi princesa, que es mi niña. La vida giraba alrededor de ella para mí», dijo el padre de Bethany, Paul Thompson.