¡No cierren las puertas!

801

Hoy, lunes 8 de diciembre, se juega la primera final del Torneo Descentralizado 2014 que defina al campeón absoluto entre Juan Aurich y Sporting Cristal. Sin embargo, será un partido embarrado por las decisiones de un Ministro que no se entiende si quiere ayudar o figurar, y por un intento sin razón de no querer televisar el encuentro. Ocurre que este decisivo encuentro tendrá que realizarse a puertas cerradas por falta de respaldo policial. Un hecho insólito que definitivamente alterará la emoción de un partido que debería ser vibrante, comenzando desde la tribuna. Pero esto no detendrá que la pelotita ruede en Chiclayo y es así como este partido, visto desde el juego de sus contendores, pinta para mostrar buen fútbol, grandes jugadas y sobre todo goles.

La previa pinta para un bonito análisis futbolístico de lo que se podrá ver este Lunes en el césped del Estadio Elías Aguirre, considerando tanto factores externos como la realidad actual de los equipos.

Es inevitable hablar del estadio y las condiciones ambientales cuando se analiza un partido en Chiclayo, principalmente si se habla del “Elías Aguirre”. Sucede que este coloso presenta una cancha sintética que complica el desarrollo del buen fútbol ya que el balón corre y rebota de una forma diferente al césped natural, dificultando tanto el control, el juego de pase y el trabajo de los arqueros. Asimismo, Chiclayo es una plaza conocida por sus fuertes corrientes de viento, un arma que es muy bien utilizada por el equipo local, sobre todo en materia ofensiva. Si bien este es un factor impredecible, indudablemente el Aurich buscará aprovecharlo en su totalidad para causar daños a la defensa “celeste”.

No obstante, el futbol no lo juega el clima ni la cancha, lo ponen los equipos, y en este caso ambos se manifiestan como fuertes en la antesala. Por esto es que se espera ver una lucha de poder a poder en la que el que aproveche mejor sus chances saldrá victorioso.

En primera instancia, encontramos al Juan Aurich, dirigido por un viejo conocido de los “cerveceros”, Roberto Mosquera. La “Mosca” tiene un particular estilo de juego que ha llevado a todos los equipos que ha dirigido, desde Bolognesi hasta su actual etapa en “El Ciclón”. En los últimos partidos ha presentado una importante rotación de su plantel, dándoles minutos a los más jóvenes del plantel. Sin embargo, nunca se perdió el esquema 3-2-3-2 que busca Mosquera. Con Balbuena, el capitán que le brinda seguridad como serenidad a la zaga, junto con Ramos, que aún deja muchas dudas en sus performances solo mostrandose como un buen complemento, y el joven panameño Cummings, Aurich tiene un buen trabajo defensivo. A este se le suman los laterales-volantes Cuba y Céspedes, quienes cumplen el recorrido por banda pero suelen tener más influencia en ofensiva que defendiendo su propio arco. Sus línea de tres volantes centrales, con “Conan” Rojas de ‘5’ antiguo y Óscar Vílchez cumpliendo labores mixtas, brindándole marca, desdoble y sorpresa al equipo, es el eje desde el cual se inician los ataques. A ellos se les suma Junior Viza un poco más adelantado, siendo el llamado a organizar la ofensiva y pisar el área constantemente. El equipo termina con dos jugadores que solo necesitan 1 milímetro para poder batir a cualquier arquero, Hernán Rengifo y Germán Pacheco.

Si bien el Aurich tiene un aceptable bloque defensivo que le da cierta seguridad, férreo y en el que prima el juego de potencia física, su mejor arma es mantener la pelota lejos de su propio arco en control de sus volantes centrales y apelar a la efectividad de su ofensiva para anotarle la mayor cantidad de goles a su rival. Sus 47 goles en el Descentralizado son prueba de esto. Un equipo con múltiples variables ofensivas, el juego veloz por las bandas, en el que sus laterales ganan protagonismo, que terminen en un centro buscando a los puntas, el buen desdoble de sus volantes mixtos para armar paredes para pisar el área, el juego frontal y creativo de Viza, y definitivamente los tiros libres directos, ejecutados a la perfección por Pacheco, es siempre un peligro para su rival de turno. Este equipo puede explotar el hecho que Mosquera conozca el plantel “Rimense” casi a la perfección, algunas de las ausencias obligadas de Cristal y su localía para sacar ventaja en esta primera final.

Sin embargo, en lo que respecta a la defensa, la actualidad del Aurich no es la mejor y los 13 goles en contra recibidos en sus últimos 10 partidos son muestra de ello. Cabe resaltar que se enfrenta al equipo con la mejor ofensiva del año y estas falencias le pueden jugar en contra. Mosquera tendrá que trabajar su defensa en los entrenamientos previos para evitar errores que le puedan quitar el título, mejorar los cierres, los relevos y contrarrestar la zona medular de Cristal.

Por otra parte, tenemos a Sporting Cristal que viene explotando un juego ofensivo muy importante, clave de su éxito, con jugadores en un momento clave y muchos jóvenes que están aprovechando sus oportunidades. Vienen de ganarle el último jueves a Alianza Lima mostrando varios momentos de fútbol interesante durante el partido. Sin embargo, este enfrentamiento también le dejó dos bajas importantes: Renzo Revoredo, que es central titular, y aún más importante Jorge Cazulo, el jugador que por más de ser desorganizado en el campo establece la organización de todo el equipo, que juega con más garra que cualquiera y que contagia actitud a jugadores, cuerpo técnicos e hinchas. Definitivamente dos bajas sensibles para el esquema defensivo que plantea Daniel Ahmed, que serían importantes para neutralizar la ofensiva del “Ciclón”. Daniel Ahmed probablemente aplique su clásico 4-3-3 para este partido, con Adán Balbín y Paolo de la Haza remplazando a Revoredo y Cazulo, respectivamente.

Similarmente al Aurich, Cristal es un equipo que ataca mejor de lo que defiende. Los “Celestes” a lo largo del Descentralizado han sido demoledores, llegando a la cifra de 61 goles en 30 fecha. Es un equipo con variables ofensivas como la velocidad de Maxi Núñez, Edison Chávez y Yoshimar Yotún, el buen posicionamiento sumado a las diagonales venenosas de Írven Ávila, la precisión de Sergio Blanco y, creo que lo más importante, el gran momento que atraviesa Carlos Lobatón, goleador del equipo, siempre llevando peligro asistiendo y rematando, tanto con pelota en movimiento como en los tiros libres directos. Definitivamente están un paso adelante al Aurich en este aspecto y los hace poderosos contendores. Igualmente, viene con el ánimo al tope dado que acaba de derrotar a Alianza Lima.

Como final que es cualquiera está en capacidad de ganar. Sobre todo hablando sobre un deporte tan impredecible como es el fútbol, todo análisis queda de lado una vez que los equipos salen al campo. Empero, nunca está de más dar pronósticos y jugarle unas fichas a uno u otro equipo. A mi parecer, Sporting Cristal llega en mejor momento, con mejor ritmo futbolístico, llegando de esta manera con mejores chances. De igual manera, es un partido de pronóstico reservado y solo después de los “90” sabremos como resulta.

 

*Cabe señalar que el partido ha sido suspendido y carece, hasta la fecha, de programación.