“No existen conservadores ni progresistas, solo hay buenos y malos católicos” – Entrevista a Fernando Casanova

673

A inicios de este mes llegó a Lima el reconocido teólogo puertorriqueño Fernando Casanova* para brindar una serie de conferencias en el marco del año jubilar por los 800 años de fundación de la Orden de Predicadores (Dominicos) del que él forma parte. Si este pequeño extracto de la entrevista la trascribo ahora, es porque hay frases que bien merecen tener en cuenta dados los últimos acontecimientos.

 Aldo Llanos: Muy buenas tardes estamos con Fernando Casanova y es un honor para nosotros poder entrevistarlo.

 Fernando Casanova: Gracias a ustedes…

 A.LL: Fernando, ¿aun se puede hablar de dos categorías, conservadores y progresistas, dentro de la Iglesia?

 F.C: Mira, este es un debate creado desde dos frentes, primero los medios de comunicación social, que por un lado no tienen conocimiento del mundo religioso, del mundo teológico, y por el otro, de unos cuantos llamados intelectuales o teólogos católicos que hace tiempo están con una tendencia a la negación de los valores cristianos fundamentales. Desde esa óptica creo realmente que no hay tal tirantez dentro de una iglesia de “dos vertientes”, como conservadores o liberales-progresistas, no hay tal tensión, simplemente creo que hay buenos católicos y malos católicos, y esa es la única dicotomía que yo podría ver dentro de la Iglesia Católica.

 A.LL: ¿Qué aportes podrían darnos los participantes latinoamericanos en este Sínodo de las Familias, teniendo en cuenta que la mayoría de ellos son europeos?

 F.C: Partiendo de los valores tradicionales, y cuando hablo de los valores tradicionales no estoy hablando de una perspectiva humana especifica de antaño, no, no no, estoy hablando desde lo que yo creo que es lo más valido y lo más fundamental en el consciente colectivo latinoamericano, es decir, el tema de la familia. Nosotros tenemos unos valores innatos en nuestra cultura y me parece que eso lo podemos rescatar. Me refiero a estos valores fundamentales como el matrimonio heterosexual y la procreación para la educación de la prole y fortalecimiento de la sociedad, así que desde esa perspectiva nosotros en Latinoamérica tenemos un gran aporte que hacer.

Yo tengo muchas esperanzas, un optimismo férreo, tú sabes, en que estas perspectivas que  nosotros los latinoamericanos hemos entendido desde siempre como válidas y sustentables van a imperar en el sínodo**, porque en definitiva se trata de un sínodo de obispos católicos, y en este sentido, los obispos, sin importar lo que digan dos o tres medios sensacionalistas, jamás van a negar lo revelado por Cristo.fernando-casanova-

A.LL: Muchos quisieran en la actualidad que el creyente no se inmiscuya en temas políticos, que se reserve su opinión, pero, ¿qué tan válido sería entonces que este empiece a participar en política y en la sociedad civil activamente?

F.C: Efectivamente, se supone que eso les toca a los laicos, claro, si ahora resulta que no contamos con laicos preparados ni los suficientes para hacer lo que nos toca hacer, eso es harina de otro costal.

A.LL: Una última pregunta Fernando, ¿qué debe y qué no debe cambiar en la Iglesia en este siglo XXI?

F.C: (Risas) La Iglesia no debe cambiar lo que Jesucristo ha establecido. Jamás. Sencillo como esto.  Esto no es por mayoría de votos, tú sabes, la iglesia que fundó Cristo no es democrática, aquí el que cree en el Credo es autoridad, es apostólico, aquí el que manda es Jesucristo, aquí no manda la mayoría.

*Fernando Casanova se hizo muy conocido en el mundo hispano debido a su sorpresiva conversión de pastor protestante a católico convencido. Conocido como el “Scott Hahn latino” tiene un programa muy sintonizado en EWTN.

** El sínodo culminó confirmando las perspectivas de Casanova.