Nueva vida para niñas y niños huérfanos del COVID 19, por Verushka Villavicencio

"Una muestra de esperanza es la protección que van a recibir las niñas y niños que perdieron a sus padres por el COVID -19"

685

A la fecha, en el Perú han fallecido 48.323 peruanos y sus familias caminan en un duelo cuya única esperanza está puesta en recuperar sus vidas a pesar de las circunstancias. Esta esperanza es la resiliencia frente a la adversidad y el dolor.

Una muestra de esperanza es la protección que van a recibir las niñas y niños que perdieron a sus padres por el COVID-19. Así, el pasado 08 de marzo, se aprobó el reglamento de ley que otorga una pensión a las niñas, niños y adolescentes que perdieron a uno de sus progenitores por el COVID 19. El anuncio fue emitido por la ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Silvana Vargas, quien al fin concretó la propuesta que lanzó Martín Vizcarra, el anterior presidente del país, en su último mensaje a la nación en julio del 2020.

Este gran logro fue propuesto desde esta tribuna periodística que me acoge desde el 2016 con el único objetivo de visibilizar una alternativa de solución frente a la desprotección de niñas, niños y adolescentes huérfanos por el COVID 19. Agradezco a esta casa editora por la confianza y la libertad que me dan para posicionar las necesidades de las poblaciones que requieren protección.

La pensión aprobada será de 200 soles y se recibirá hasta que las niñas, niños y adolescentes cumplan 18 años. La ayuda económica es por persona, así que en los casos en que sean varios hermanos los que han perdido a uno de sus progenitores, cada uno puede acceder al beneficio.

Pero la ley como el reglamento son el inicio del camino. Ahora toca asegurar el seguimiento respecto al uso de esta pensión. Es vital asegurar indicadores de impacto asociados a los derechos a la educación, salud, desarrollo de capacidades y habilidades para el emprendimiento y empleo. Urge un Programa Nacional para Niñas, Niños y Adolescentes huérfanos del COVID 19, pues dar la asignación monetaria no asegura que este recurso sea usado con eficacia y eficiencia. Este programa podría articularse con los programas ya existentes, gestionando la real inclusión de los beneficiarios, asegurando que usen servicios priorizados de acuerdo a su edad. Sería una ventana de oportunidades para la preparación académica, técnica, artística y de emprendimiento mediante convenios con instituciones públicas y privadas. Es una oportunidad para la formación ciudadana con valores. No esperemos a que los ciudadanos dejen de percibir el beneficio económico a los 18 años sin llevarse suficientes recursos para insertarse en la sociedad con dignidad. Hoy esta población es nuestra infancia cuya ciudadanía en ejercicio se puede recubrir de una mirada más fraterna frente al dolor. Sí, ellos son ciudadanos aunque aún no voten y merecen las condiciones mínimas para el ejercicio de todos sus derechos.

Es obvio que dentro de los casi 11 mil niñas, niños y adolescentes se encontrarían ciudadanos con discapacidad que requerirán servicios especializados para su desarrollo y apoyo especial en temas de salud mental. La pregunta por responder para la implementación de este programa es: ¿cuál es el mayor grado de bienestar posible en educación, salud y desarrollo de capacidades y habilidades que se puede implementar? Esta pregunta implica un abordaje desde el enfoque de “derechos humanos” que implica valorar si las condiciones que les rodean permiten su desarrollo integral con estándares mínimos para la realización de sus derechos.

A la fecha serían 10.900 ciudadanos menores de 18 años registrados. Pero los registros siguen abiertos y se puede inscribir cada caso en la mesa de partes virtual o física del INABIF (ingresando a www.gob.pe/Inabif), o se puede escribir al correo: mesadepartes@inabif.gob.pe. Difundamos la información para que llegue a quien lo necesite.

La pensión dentro de un Programa Nacional para Niñas, Niños y Adolescentes que perdieron a sus padres y madres por el COVID 19 es una oportunidad para una nueva vida que logrará la esperanza ante la adversidad.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.