Nuevo manual para policías incluye enfoque de género y prohíbe discriminación a personas LGBT

3.484

A través de la Resolución Ministerial Nº 952-2018-IN, se publicó en el diario oficial El Peruano el nuevo “Manual de Derechos Humanos aplicados a la función policial”.

Este documento tiene como finalidad que los procedimientos y las intervenciones llevadas a cabo por agentes del orden se realicen en el marco del respeto a los Derechos Humanos.

Argumentan que la policía puede restringir o limitar los derechos humanos de los autores de delitos debido a que la libertad y los derechos de una persona no son absolutos, sino que terminan donde empieza la libertad y los derechos de otras personas.

Sin embargo, indican que la restricción no debe ir más allá de lo estrictamente necesario para lograr el resultado buscado verificando el respeto de ciertas condiciones y límites.

Se establece, en el capítulo uno, que la primacía de la persona humana y sus derechos fundamentales son uno de los principios institucionales que orienta el ejercicio de las funciones y atribuciones de la Policía Nacional.

Tras ello, dejan claro que la defensa y protección de la persona humana, el respeto a su dignidad y a las garantías para el pleno ejercicio de sus derechos fundamentales tienen preeminencia en el ejercicio de la función policial y que para llevar a la práctica este principio se debe considerar los enfoques de derechos humanos, género e interculturalidad.

En el capítulo cuatro, destacan que las víctimas y grupos en situación de vulnerabilidad: “personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex (LGBTI)”:

“Son personas que, debido a los prejuicios, estereotipos y estigmas sobre su orientación sexual o identidad de género, suelen ser discriminadas en diversos ámbitos de nuestra sociedad, como el laboral, político, cultural y hasta el familiar”, señalan.

“Esta situación las y los convierte en un grupo vulnerable y proclive a sufrir agresiones y ataques contra su vida e integridad, discriminación, insultos, exclusión y negación de derechos, no solo de parte de las autoridades o terceras personas sino incluso de su propia familia y entorno”, agregan.

En otro momento, les recuerdan a los miembros de la Policía Nacional del Perú (PNP) que se debe tratar a estas personas con el mismo respeto que se le brinda a cualquier otro ciudadano.

Evitar todo acto discriminatorio, cruel, humillante o degradante, de carácter sexual o no, que constituya un agravio a la dignidad o intimidad de la persona (…) Garantizar y respetar el derecho al libre disfrute del espacio público que comprende el ingreso y permanencia a lugares públicos o el derecho a reunirse pacíficamente”, precisan.

Finalmente, especifican que la policía debe prestar auxilio de inmediato cuando sean víctimas de  agresiones, así como también registrar adecuada y oportunamente sus denuncias.