Obama firma para proteger permanentemente a Planned Parenthood

1.120

La administración de Barack Obama ha propuesto una nueva norma que impida que los Estados dejen de financiar a Planned Parenthood, o cualquier otra institución de planificación familiar por motivos políticos.

La semana pasada, el Departamento de Salud y Servicios Humanos propuso una nueva regla, que indica que los Estados no pueden retener el dinero de planificación familiar federal Title X de ciertos receptores por cualquier razón que no sea que «la capacidad del proveedor para prestar servicios a los beneficiarios del programa de una manera efectiva». Eso significa que los estados ya no pueden votar para impedir que Planned Parenthood reciba fondos porque algunas de sus clínicas ofrecen servicios de aborto.

«Esto hará una verdadera diferencia en la vida de tantas personas», dijo Cecile Richards, presidenta de Planned Parenthood. «Gracias a la administración Obama, las mujeres todavía podrán tener acceso a los anticonceptivos que necesitan para planificar sus familias y las pruebas de detección de cáncer que necesitan para mantenerse saludables».

El programa Title X ofrece servicios básicos de salud preventiva y servicios de planificación familiar para 4 millones de estadounidenses con bajos ingresos. Alrededor del 85% de los pacientes que utilizan el Title X tienen ingresos inferiores a $ 23.500. Planned Parenthood brinda servicios a cerca de un tercio de esos pacientes, usando los $ 70 millones que recibe al año en subvenciones de Title X para subsidiar anticonceptivos y pruebas de detección de cáncer y de infecciones de transmisión sexual para personas que no pueden pagarlas. Title X no permite que se use dinero para pagar abortos por cualquier razón.

Sin embargo, los políticos de 11 Estados han votado para bloquear los fondos públicos de Planned Parenthood porque sus servicios incluyen el aborto. Los republicanos en el Congreso también están en una misión para limitar al proveedor de planificación familiar, citando una serie de videos encubiertos desacreditados producidos por activistas contra el aborto que pretenden mostrar a Planned Parenthood vendiendo partes del cuerpo fetal.