Odebrecht: Toledo habría solicitado $35 millones para licitación de la Carretera Interoceánica.

306

Como señaló el exdirector ejecutivo de Odebrecht Latinvest Jorge Simoes Barata, el expresidente peruano, Alejandro Toledo, habría solicitado a la empresa brasileña $35 millones a cambio de beneficiarlos con la licitación de los tramos II y III de la Carretera Interoceánica.

Barata, exrepresentante de Odebrecht en el Perú, fue quien le confesó al Ministerio Público haberle pagado sobornos millonarios al expresidente, y actúa como un colaborador eficaz en la investigación del caso Odebrecht al presentarse ante el despacho del fiscal anticorrupción Hamilton Castro.

Cabe resaltar que, según información oficial que alcanzó el fiscal Castro al Poder Judicial, Barata confirmó solo se pagaron a Toledo $20 millones. Además, esta información fue parte de los fundamentos que presentó el magistrado ante el Poder Judicial sustentando el pedido de allanamiento a la casa en Camacho del exmandatario.

Barata explicó que en el 2004 fue invitado a un evento social donde el exjefe de seguridad de Palacio, Avi Dan On, se le acercó y le ofreció interceder a su favor para beneficiar a Odebrecht con la licitación de la Interoceánica Sur.

En noviembre del mismo año, Toledo habría viajado a Brasil para participar en el Foro Internacional de Líderes. Durante su estadía, el expresidente convocaría a Barata y se reunieron en el Hotel Marriott de Río de Janeiro. También estuvieron presentes Josef Maiman, Avi Dan On, Sabi Saylan y Guideon Weinstein.

El documento judicial indica: “Le comunicaron que el pago ilícito a favor de Toledo, en caso la empresa ganara la licitación, era de 35 millones de dólares y que los mismos deberían ser realizados en empresas del grupo empresarial de Josef Maiman”.

Los documentos que presentó la Fiscalía señalan que el trató se cerró con $20 millones en coimas. Esto se debería a que el exmandatario no habría cumplido con todos los acuerdos iniciales, según la disposición judicial de allanamiento de su vivienda, a la cual tuvo acceso Perú21.

Este documento indica que el acuerdo pactado entre ambos consistía en que la empresa pagaría el soborno solo si ganaba el proceso de selección y “si es que el entonces presidente se encargaría de que los plazos no se posterguen”. Además, cambiarían las cláusulas de las bases de licitación para dificultar o impedir la participación de otras firmas. Sin embargo, Toledo no habría tomado otras medidas que favorecieran a Odebrecht.

Aun así, en enero del 2005 se convocó a la concesión de la Carretera Interoceánica Perú-Brasil, y en junio, los tramos II y III se licitaron a favor del consorcio que integró Odebrecht.

En agosto del mismo año la Contraloría General de la República advirtió que no se podía firmar el contrato con Odebrecht porque la empresa  no podía haber participado en la licitación de la megaobra al tener demandas pendientes con el Estado peruano, lo cual iba contra la Ley 27785.

Ante esto, Toledo convocó a una reunión con ProInversión y, tras recibir los descargos de la empresa aludida, resolvieron que la licitación se ejecutaría. Además, el exmandatario emitió la Ley N°28670 el 26 de enero de 2006, la cual en uno de sus artículos indicaba que la Ley 27785 era inaplicable para las empresas que tenían demandas con el Estado y que estaban participando en nuevas obras.

Más adelante, las coimas habrían empezado a ser transferidas desde Brasil a las cuentas de Josef Maiman, beneficiando a las cuentas en Inglaterra de sus empresas. Según el diario Correo, estos pagos coinciden con las transferencias que realizó la empresa panameña Confiado Internacional a las cuentas de las empresas Milan Ecotech y Ecostate Consulting Group, las cuales habrían recibido más de $10 millones, entre el 2006 y el 2010. Estos han sido rastreados por la Fiscalía en las cuentas de Maiman en el Citibank y en el Barclays Bank PLC de Londres, Inglaterra.

Este dinero habría terminado en posesión de las cuentas de la empresa Ecoteva Consulting Group. Luego esta transfirió $5 millones  a las cuentas de Eva Fernenbug -suegra de Toledo- para comprar la mansión de Las Casuarinas (La Molina) y las oficinas de Torre Omega (San Borja). Además, se terminaron de pagar las hipotecas de las casas de Punta Sal (Tumbes) y Camacho (La Molina).

Cabe recalcar que, según los documentos a los que tuvo acceso Perú21,  “ante el retraso de los pagos de Odebrecht, Barata fue convocado a la casa del ex presidente en Camacho (La Molina) con la finalidad de presionarlo para la continuidad de los pagos”. Por esto se dieron entre el 2006 y el 2010, hasta cuatro años después de que culminara el gobierno de Toledo.

Finalmente, según fuentes de Perú21, el fiscal Hamilton Castro evalúa toda esta información y, en breve, estaría solicitando la orden de captura internacional y la posterior extradición de Toledo. Entonces,  entre hoy y mañana, el Ministerio Público pediría la prisión preventiva del exmandatario. Fuertes rumores indicaban que Toledo se dirigía a Israel.