¿Odebrecht y Telefónica reciben trato diferente de la Sunat?, por Federico Prieto Celi

427

¿Odebrecht y Telefónica reciben trato diferente de la Sunat? Es una pregunta, no es una afirmación. Por eso los signos de interrogación.

Hay separación de poderes pero el Estado peruano es uno solo. La opinión tiene derecho a saber si se están manejando técnicamente las deudas de ambas empresas, porque lo que sale a luz es que Telefónica ha pagado una deuda millonaria a Sunat después de agotar todas las instancias de reclamo, mientras que Odebrecht ha recibido del Estado una cantidad también importante, mientras informaciones posteriores nos dicen que debe millones al Estado.

La Telefónica, después de anunciar que se realizaría una revisión estratégica de sus filiales en América Latina, ha aclarado que “no se ha hablado de una venta de la operación en el Perú”. Pero cuando el río suena, piedras trae. Hace tiempo que la Sunat tiene un conflicto con Telefónica, en el que la Sunat no ha dado su brazo a torcer, y Telefónica habría decidido reducir su participación en el servicio que presta en el país, buscando “nuevas alianzas y/o modelos de negocio que permitan reforzar las capacidades de inversión así como maximizar el servicio y oportunidades de los clientes a largo plazo en esta nueva era digital que lo está cambiando todo”, como ha dicho la compañía española. “En esa línea, se mantiene el foco en continuar trabajando bajo las tres palancas de crecimiento: mejorar la experiencia del cliente, fortalecer la apuesta por la convergencia y acelerar la transformación a través de un plan de eficiencias y un cambio cultural en la forma de hacer las cosas”.

Odebrecht ha declarado que no tiene deuda tributaria alguna en el país. María Teresa García ha escrito en el diario Expreso que “Luego de haberse enriquecido a través de la adjudicación de los 22 proyectos más grandes del país entre el 2004 y 2015 en los que se invirtió inicialmente cerca de US$ 17 mil millones, ahora la constructora brasileña Odebrecht se niega a pagar los impuestos porque, según señala, no tienen deudas tributarias exigibles”. Cuando Odebrecht, niega su deuda, apunta a las empresas comprendidas en la categoría 1 de la Ley 30737, es decir la norma que asegura el pago inmediato de la reparación civil en casos de corrupción, se está refiriendo a diez compañías que tienen una deuda tributaria de S/1,043’397,089. Pero, siempre según la misma fuente, Carlos Roberto Drago Llanos, Intendente Nacional de Gestión en Procesos (e) de la Superintendencia Nacional Adjunta de Tributos Internos, ha enviado un escrito a María de los Ángeles Álvarez Camacho, del Primer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria en Delitos de Corrupción de Funcionarios, en la que afirma que sí tiene Odebrecht una deuda con la Sunat, cuyas cantidades precisa. El oficio le responde a la consulta de la jueza sobre las deudas tributarias de cuatro empresas del grupo Odebrecht: Odebrecht Perú Ingeniería y Construcción S.A.C, Constructora Norberto Odebrecht S.A. Sucursal Perú, Inversiones en Infraestructura de Transportes por Ductos S.A. y Concesionario IIRSA Norte S.A.

Porque si el pueblo desea que Odebrecht, con sus sobornos, se vaya del país, tenemos que reconocer que Telefónica nos pasó de la era de la caverna al siglo XXI.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.