Ojo con los aliados del MOVADEF

433

La verdad, como pieza elemental de la ética noticiosa, suele ser un bien esquivo cuando se intenta difundir información en medios de comunicación.

No obstante, nunca faltarán aquellos que tergiversan lo veraz y, en un arranque manipulador, difundirán información sin sustento con el objetivo de que alguna de ellas sea contrabandeada como veraz. En esta ocasión, me refiero a los comentarios vertidos por un entrevistado de esta casa editora, hace poco más de una semana.

En efecto, Lucidez publicó una entrevista hecha a Jorge Paredes Terry (https://lucidez.pe/noticias/sobrino-de-extinto-presidente-belaunde-integra-frente-junto-al-movadef/), otrora asesor del Partido Nacionalista y hoy dirigente de “Patria para Todos”, movimiento asociado recientemente con esa pretensión de partido político afín a Sendero Luminoso que es el Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales-MOVADEF.

En lo personal, conocí a Jorge hace un año aproximadamente, en un conversatorio Post Fallo de La Haya organizado por el Partido Aprista y en la que también participó Juan Luis Denegri, editor de Mundo de este portal de contenidos. En ese entonces, el movimiento representado por Paredes se había originado tras la renuncia del congresista Jorge Rimarachín a la bancada de GANA Perú. Cabe resaltar que Rimarachín “se hizo famoso” con el disonante reclamo que hizo en la ceremonia realizada en el Congreso tras hacerse conocido el fallo de la Corte Internacional de Justicia.

En ese entonces, “Patria para Todos” aún no había sido vinculado al MOVADEF. Aunque, a través de las declaraciones del representante de dicho movimiento se pudo escuchar con claridad el discurso anacrónico de una agrupación defensora de propuestas decimonónicas que iban desde no reconocer el fallo hasta llamar a los ciudadanos tacneños a la oposición orgánica contra el fallo. En un momento en el que el país debía mantener la unidad, este movimiento planteaba la división.

Un año después, es lamentable ser testigos de la — ya exacerbada— radicalización de sus propuestas. En ese sentido, es también execrable que Jorge haga uso de medias verdades para renegar de su aparente ascendencia familiar. En la entrevista, Paredes reniega del apellido Terry —y de quien indica es su tío Fernando Belaunde— y utiliza la ya desgastada falacia de la “Página 11” como sustento para no sólo renegar de lo que parece ser su tronco familiar, sino también del pasado político de alguno de sus parientes.

¿Es posible representar a una agrupación patriótica –que en esencia es de naturaleza e ideología colectiva—  y a su vez renegar de la colectividad primigenia del ser humano que es la familia? Esa es una contradicción primaria que permite entender la orquesta de contradicciones que se reproduce al defender a Sendero Luminoso como “gestores del cambio de las políticas exclusivas” y por “dar a conocer al otro Perú de espaldas al centralismo limeño”.

A su vez, es condenable que se empleen medias verdades como la acusación golpista de la “Página 11” para criticar a un Partido como Acción Popular y la memoria del Presidente Fernando Belaunde.

En 1968, los militares golpistas encabezados por Juan Velasco Alvarado y otros politiqueros de entonces difundieron el chisme de la existencia de una “Página 11” extraviada del contrato que el gobierno peruano había hecho con la International Petroleum Company.

En aquella página extraviada se encontraban las supuestas condiciones “entreguistas” en las que el contrato se había firmado, y que le daba a la transnacional estadounidense condiciones favorables para la explotación de petróleo.

La verdad, estimado lector, es que esa página se puede ver a continuación:

2013-07-05

Como se verá, es una página en blanco, y en la que no figuraba ninguna condición –favorable o desfavorable— para ninguna de las partes involucradas en dicho contrato.

No se puede permitir que con tal ligereza se pueda mancillar la memoria de un presidente que trabajó mucho por el Perú, y que por ese trascendido carente de sustento tuviera que pasar 12 años en el exilio y el Perú estancarse 30 años. No es justo para él, ni para Acción Popular, ni para el Perú.

Agradezco a Jovino Huerta por enfatizar, en el colofón de la entrevista, la desazón que hubiera generado en Fernando Belaunde que quien dice ser pariente suyo, no solo juzgue con tremenda ligereza su memoria y reniegue de la que dice ser su familia, sino que además hoy defienda a una agrupación cuyo único objetivo político es pasar por agua tibia las atrocidades cometidas por el terror de Sendero Luminoso entre 1980 y el 2000.

El Perú no puede ni debe soportar la presencia de quienes solo buscan dinamitar la democracia tergiversando la realidad. Y por eso es que se debe luchar.