[OPINIÓN] Acontecimientos religiosos de estos días

336

Llevaba toda la semana (y algo más) rumiando (y reuniendo material) para un artículo serio y sesudo sobre la situación actual de la Comisión Europea, pero luego he pensado que es agosto, en medio mundo están de vacaciones y en el Perú, un poco también: recién celebradas Fiestas Patrias, con las clases que no terminan de empezar… así que: Quedará mi reflexión sobre la integración europea para la semana próxima y reúnanse aquí algunas noticias, espigadas de aquí y de allá, que se van a perder para algunos lectores si no las recogemos.

Tienen algunas de ellas un denominador común: el hecho religioso, visto no en profundos análisis sino en detalles varios, que mostradas las diversas caras de algo tan plural y tan humano como la religión, institucionalizada -como suelen hacer los seres humanos con tantos fenómenos humanos- en múltiples rostros. Son detalles pequeños, amables bastantes de ellos, porque ya llevamos años en que vemos la religión como fuente sobre todo de conflicto, de choque (¡ay, señor Huntington, qué daño hizo con aquello del “choque de civilizaciones”, fórmula en su simplicidad tan genial como falsa!), pero, junto a tanto fundamentalismo, hay también mucha humanidad. Vayan pues algunas noticias, recogidas en fuentes varias, todas bien fiables.

Nos cuentan, por ejemplo, rabinos de Israel están realizando una colecta para reconstruir la iglesia católica de la Multiplicación de los panes y los peces en Tagba, a orillas del Mar de Tiberíades, destruida por un atentando el 18 de junio.

Que nos cuentan también que el Papa Francisco acaba de sancionar el dictamen de la Congregación vaticana de las causas de los santos declarando el martirio del Obispo Michaelis Flavianus Melki (Malke), obispo de la iglesia siro-católica, martirizado por las tropas turcas en 1915, durante la expulsión de los armenios en Turquía. Ya hace unos meses, el Papa Francisco encolerizó al gobierno turco cuando, para esa deportación, utilizó la palabra genocidio, aplicada a ese período por muchos historiadores, pero negada por el gobierno turco siempre y más ahora con Erdogan. En aquel momento, el gobierno reaccionó con virulencia y es de suponer que ahora también lo hará. El Papa se ha interesado personalmente por esa causa de beatificación (hay miles y miles en curso) y, rápidamente, la COngregación ha concluido el trabajo y lo ha presentado al Papa para ratificación. Este obispo, que en el momento en que comenzó la persecución estaba fuera de su diócesis, fue alertado por sus amigos musulmanes de no retornar; no quiso dejar solos a sus diocesanos y en el retorno fue detenidos por los militares, que lo torturaron hasta la muerte.

Si aquí es el Estado el que se enfada, en Grecia también la iglesia ortodoxa se ha enfadado – con la Unión Europea. Y ha decidido retirar a su representante ante la Unión Europea en Bruselas: de forma “inmediata y hasta nueva orden”: así dicen las instrucciones del Primado de la iglesia ortodoxa griega, Jerónimo II, arzobispo de Atenas. Con este gesto la ortodoxia griega manifiesta su malestar por el – a su entender- maltrato infringido por la Unión Europea a los griegos en toda esta crisis de la deuda griega. Atanasio, metropolita de Acaia, deberá por tanto retornar a Grecia hasta que se calmen las aguas – o para siempre. Quizá los ortodoxos griegos decidan cerrar su representación y poner fin así a una disputa con el Patriarcado ecuménico de Constantinopla, que entiende que representa en el extranjero a toda la comunidad ortodoxa de origen griego.

Están, pues, las aguas agitadas. Pero se confunden los augures del pesimismo: no todo son desastres. En realidad, es como la vida misma: de todo hay en la viña del Señor. Bueno, es que en realidad es la vida misma.