[OPINIÓN] Carta abierta a Carlos Zambrano

686

Estimado Carlos:

Ayer celebraba nuevamente un año más de vida. Esperaba cerrar mi celebración cumpleañera con un triunfo blanquirrojo sobre nuestro eterno rival, Chile, en el clásico del Pacífico. Pero lamentablemente no he podido cerrar los festejos por mi cumpleaños con un pase a la final de la Copa América, a la cual iríamos luego de cuarenta años. ¡Cuarenta años! Y todo ello gracias a tu inmadurez.

Pero ya es para ti una costumbre embarrarla por lo alto. No hay una sola eliminatoria en que no te saquen tarjeta roja por fosforito. Se nota que tu paso por la Bundesliga es solamente un paseo. Un profesional de tu edad y que juega en una de las ligas más competitivas y profesionales del mundo, no puede caer en un error tan cojudo como el de hoy. Todos los seleccionadores saben que eres fosforito, y lo primero que hacen es mandar a alguien a buscarte. Pero eso es parte del juego; lo grave es que caes como todo un lorna, y lamentablemente hoy lo comprobamos todos. Sampaoli–que dicho sea de paso conoce el medio peruano porque fue entrenador de Boys y Cristal–te mandó a buscar. Y a la segunda te encontró. Cabe mencionar que a la primera el árbitro los perdonó porque, si él hubiera hecho las cosas bien, hubiera tenido que sacarles tarjeta al borracho de Vidal y a ti.

Tu accionar de hoy cambió la historia de un partido, que si se hubiese jugado en igualdad de condiciones, todo el país estaría celebrando como un paso histórico para el fútbol peruano luego de treinta años. Cuando te sacaron por idiota, Chile nos arrinconó y el equipo tuvo que apagar el incendio que dejaste durante prácticamente todo el partido. Nadie pudo hacer lo que tenía que hacer porque te dejaste expulsar de la forma más infantil. La tarjeta que te sacaron estuvo bien merecida. Un futbolista que está jugando en la liga que juegas, y con casi 26 años encima, no puede cometer un error tan primarioso. Te buscaron, caíste por mongo y con ello cayó toda la selección. Así que hoy demostraste ser un inmaduro y un negligente en tu accionar.

Ahora te defiendes y dices que la gente no debe de olvidarse de tu desempeño ante Venezuela y Bolivia. Pero estimado, hoy, en el partido más importante del torneo para nosotros, y ante el rival con el que más nos duele perder, hiciste un papelón. Algo así se le puede entender, quizá, a un chiquillo sub-13, ¿pero a ti? La verdad es que no tienes perdón. Gareca debió sacarte, dado que desde el arranque diste señales de portarte una vez más como un fosforito. Tu actitud la pagó el equipo, y con ello toda la afición.

El tema aquí eres tú. Con ese temperamento no estás apto para seguir en la selección porque si a la primera que te buscan mecha vas a saltar, mejor quédate en tu casa y no la embarres más. El peso de la derrota ante Chile quedará en tu conciencia. Esa será tu cruz por mucho tiempo. Así que pórtate como hombre por una vez y reivindícate con el país apenas puedas, si es que te vuelven llamar; personalmente, sin embargo, espero eso no pase.

Nos saliste caro. Los huevos se ponen en la cancha, jugando cada pelota, pero lo que has hecho se llama bravuconada. Lo tuyo es digno de un pichanguero de barrio, porque eso has demostrado ser hoy: un pichanguero que no entiende aún que es parte de una selección en las que todos depositamos nuestra fe.

Bonito regalo de cumpleaños el que me diste, Zambrano.