[OPINIÓN] En Camino a sus Raíces

261

Lo más resaltante de la actualidad de Alianza no son solo los triunfos, sino el excelente fútbol que está demostrando, ese fútbol que lo está catapultando de nuevo a sus raíces pícaras de quimba y pared. Podemos afirmar que hoy en día para el cuadro blanquiazul “El espectáculo no solo es ganar, es hacerlo jugando bonito”.

Ante UTC no fue la excepción, y nuevamente Roverano planteó un partido en el que la volante ofensiva fuese la protagonista de los ataques, con elaboración a ras del suelo, quimba a la antigua para dejar regados rivales por el campo y movimientos veloces que no dejasen reaccionar al rival. El equipo “íntimo” tomo control de la pelota desde el minuto 1 y no la soltó fácilmente. Se vio a un equipo profundo que exponía múltiples recursos ofensivos, que buscaba la profundidad por las bandas con laterales que velozmente llegaran a la raya de fondo, además de buscar en más de una ocasión pases a la espalda de la defensa para que Preciado gane a base de potencia o remates de larga distancia (recurso que recién se ha visto en los últimos partidos). La traducción de esta versatilidad ofensiva es la concepción de los 4 goles, ya que ninguno tuvo similitud alguna con algún otro.

En lo que respecta al aspecto defensivo el cuadro blanquiazul no expuso mucho ya que priorizó la posesión y toque rápido como arma defensiva más importante, que al mismo tiempo le permitió pasar de defensa a ataque ligeramente para encontrar al rival mal parado. La herramienta más importante en recuperación de balón para el cuadro victoriano fue la volante defensiva, conformada por Albarracín al lado de Atoche. Ambos mostraron toda su cualidad para la marca, evitando que el cuadro cajamarquino elabore fútbol al ras y tenga posesiones largas.

El partido, más allá que fue dominado en su totalidad por el local, se puede dividir en dos: Previo al gol de Landauri y posterior al gol de Landauri. La razón es simple, al anotar Alianza el visitante debía salir a buscar el empate y dejar su propuesta defensiva que había contenido bien las arremetidas blanquiazules en los primeros quince. Más allá del propio gol de “Titi” que abrió a la defensa de UTC, en menos de un minuto Costa marcó el segundo tras un buen pase profundo de Mimbela, aumentando la magnitud del golpe para el equipo de Arce y terminó de romper ese muro defensivo que más de un rival practica cuando visita Matute.

Personalmente, considero importante resaltar el trabajo de Roverano con los jugadores ofensivos, ya que hoy en día Alianza Lima es el equipo con más goles en el campeonato con 17 goles, situación que hace muchos años no ocurría. Tanto Preciado, Costa, Mimbela y Landauri están finos de cara al arco rival, juegan con alegría y hacen del partido un espectáculo para el público.

Finalmente, para el beneficio de los hinchas hoy Alianza Lima gano, goleo y gustó nuevamente, convirtiéndose justamente en el puntero absoluto del Apertura. Si bien faltan varias fechas y la diferencia con sus perseguidores es mínima (tan solo 2 puntos), con el excelente fútbol que está mostrando el equipo de Roverano sin duda son un fuerte candidato al título.