[OPINIÓN] Fiestas Patrias: Parte de la rutina

1.965

No hay nada peor que ver la tradición convertirse en rutina. Las fiestas patrias han pasado de ser una celebración del orgullo nacional a ser un simple feriado en el que la gente viaja, bebe sin el temor de tener que trabajar al día siguiente y escucha, como música de fondo, el discurso aburrido del Presidente de la República. Las fiestas se han convertido en rutina, en algo más que tiene que pasar en el año y con eso se ha perdido lo más importante de las celebraciones patrióticas: reflexionar sobre lo que somos y preocuparnos por lo que seremos.

No voy a lanzarme al típico discurso de decir que los peruanos somos gente buena, trabajadora, creativa, etc.  Sí, muchísimos peruanos recogen esas características pero sería irresponsable olvidar que también tenemos muchas falencias por corregir. Tenemos la mala costumbre de pensar que en fiestas patrias sólo hay que rememorar lo bonito de nuestro país, sin duda esto es parte de esa costumbre de repetir mecánicamente lo que hacemos todos los años pero yo estoy convencido que en estas ocasiones tenemos el deber patriótico de identificar los problemas que nos aquejan y planificar su enmienda, porque el más patriota no es el que canta con más fuerza el himno, no es el que más banderas y escarapelas lleva puestas, el más patriota es el que trabaja por el bien del país.

¿Quiénes son patriotas en el Perú? Los pequeños empresarios que tienen la confianza para inyectarse en el mercado nacional (El Perú está entre los veinte países con más empresas nuevas registradas al año). Los grandes empresarios, que para lástima de ciertos grupos, contribuyen dando trabajo y dándonos la altura para competir a nivel internacional. El humilde bodeguero que paga sus impuestos como Dios manda. El político de manos limpias que lucha por los intereses de quienes lo eligieron. El conductor que respeta al peatón. El peatón que no abusa de ser preferente. El taxista que no te cobra por tu pinta sino lo que es justo. El periodista que valora más la noticia que el escándalo farandulero. El ciudadano que se informa antes de emitir un voto. El profesor que hace bien su trabajo. El alumno que se preparara y se educa con emoción. Estos son los verdaderos patriotas. Los que ayudan a construir el país. Los que se construyen como individuos para ser parte de la sólida estructura de un país que crece.

Las expresiones patrióticas pueden ser tan pequeñas como pedir una boleta o pueden ser tan grandes como denunciar la corrupción.

Pero así como es importante que nos demos cuenta de esto es importante que los gobernantes tomen nota del valor reflexivo de la fecha. Así como los peruanos de a pie tenemos que purgarnos de la peste de la criollada, de la envidia venenosa y de los prejuicios de todo tipo, el gobierno tiene que verse al espejo y darse cuenta que estos últimos cuatro años han sido para el olvido. Es la responsabilidad de Ollanta Humala y compañía levantarle la cara al país y volver a ponernos en el rumbo del progreso y del crecimiento. El Presidente tiene una deuda pendiente y todos debemos esperar que esa deuda sea reconocida en el discurso de hoy.

Pero no caigamos en la salida simplona de decir que nuestros problemas son culpa de otros, reconozcamos que podemos ser parte de la solución y démonos cuenta que somos parte del Perú y por ello tenemos el deber de hacerle bien, incluso con los gestos más pequeños. No confundamos las fiestas como simples celebraciones que terminan acabado el mes, veamos las fiestas como una oportunidad para pensar.

¡Felices fiestas patrias!