[OPINIÓN] La elección más importante de todas

884

 

El próximo 26 de julio, el Congreso se reunirá para elegir a su mesa directiva para el periodo 2015-2016. En esta ocasión, la oposición–por primera vez en este quinquenio–tendrá posibilidades de hacerse con la presidencia del Legislativo.

Como ya adelantó Lucidez, el candidato que suena por la oposición es el congresista Luis Iberíco, quien es miembro del partido Alianza por el Progreso (APP) pero antes dio sus primeros pasos políticos en el desaparecido Frente Independiente Moralizador (FIM), del ex legislador Fernando Olivera. Sin embargo, Iberico aparentemente no ha logrado generar la tan ansiada unidad de la oposición, puesto que Víctor Andrés García Belaúnde, del izquierdista Acción Popular-Frente Amplio, presentaría otra lista alterna a la de Iberico. En los predios oficialistas, por su parte, aún no sale humo blanco.

Personalmente, considero que si se genera una segunda lista de oposición, el oficialismo–al margen de quien presente–puede retener la presidencia del Congreso en un período legislativo bastante interesante. Como bien reza el dicho, divide y vencerás, especialmente cuando consideramos que Vitocho es un oficialista en la sombras: no nos olvidemos del audio en el cual “conversaba” con el presidente Ollanta Humala sobre el proceder de la comisión Óscar López Meneses cuando él la presidía (cosa que además le costó el puesto).

Asimismo, parte de la oposición comete un error al descalificar y convertir en paria al fujimorismo, el cual es hoy por hoy la primera fuerza política del parlamento y aglutina al 30% del electorado nacional, sin menionar que tiene posibilidades reales de ser gobierno a partir del año que viene. Afortunadamente, y lo digo así, el fujimorismo ha desistido de ir en la mesa directiva, a fin de no generar anticuerpos. Pero como reitero, no se puede menospreciar a la principal fuerza política del país de esa manera.

Finalmente, la lista que encabezaría Iberico tampoco es tan impoluta como se quiere vender. Su voceado primer vicepresidente, el toledista Renán Espinoza, en uso de su inmunidad parlamentaria, no se ha hecho presente a dos lecturas de sentencias por sendos juicios que se le generaron durante su paso por la alcaldía distrital de Puente Piedra. Lo grave es que una de las sentencias que no ha ido a escuchar es por un proceso judicial en el que hay muertos de por medio. Adicionalmente, el solidario Gustavo Rendón, voceado segundo vicepresidente, ha tenido problemas con congresistas de género femenino por sus reiterados desatinos cuando se ha referido a una mujer.

¿Qué retos le esperan a esta mesa directiva? A parte de tener que generar los consensos necesarios para la conformación del nuevo cuadro de comisiones a partir de agosto, en el siguiente año el Congreso aprobará el Presupuesto General de la República del año que viene (no olviden que el gobierno que entre tendrá que trabajar con un presupuesto ya asignado). Y en un ambiente pre-electoral, esta nueva mesa directiva deberá tener la muñeca política suficiente para hacer que las fuerzas en el hemiciclo trabajen coordinadamente, al margen de las elecciones, así como preparar el proceso de transferencia hacia el nuevo Congreso que emane de las urnas en abril.

La elección de esta mesa legislativa es de la mayor importancia; por ello, es necesario que quien resulte elegido presidente del Congreso sea un legislador de oposición que asimismo no tenga intención de ir por la reelección el próximo año, y lo mismo debe ser el caso de quienes lo acompañen como vicepresidentes. De esta forma podrán garantizar la gobernabilidad del parlamento y la estabilidad en un país que necesita una transición tranquila sin sobresaltos de ningún tipo.


Sígueme en Twitter: @aegarromq