Otra vez ricos y sin saberlo

544

La mayoría sabe que la Amazonía es el ecosistema que mas concentra carbono del mundo gracias a la densidad de sus arboles. Sin embargo, según un reciente estudio hecho por un equipo internacional de investigadores, la mayor parte de nuestra despensa de carbono, no está en los arboles como muchos creíamos, si no bajo tierra. Resulta que Perú cuenta con las turberas mas grandes de centro y sur américa, un tipo de humedal o pantano muchas veces conocido en la Amazonía como “aguajal”, reconocido por este estudio como el ecosistema mas denso en carbono del mundo. Pero, ¿Qué es una turba?

Las turbas son, en fácil, la etapa previa a la formación de carbón. Se forman mediante la acumulación de materia orgánica en estado de saturación de agua mayormente ácida, lo que permite una descomposición lenta frente a la acumulación . Este recurso es cosechado industrialmente en muchos países para su uso como combustible, luego de secarse, produciendo emisiones mayores que las del carbón y gas natural al quemarse, así como abono natural. Las turberas existen en, por lo menos, 175 países y cubren el 3% de la superficie de la tierra, y concentran el 10% del agua fresca del mundo. ¿Cómo puede haber pasado tan desapercibido este recurso?

El estudio que fue publicado en la revista Environmental Research Letters, concluye que las turberas que cubren solo el 3% del territorio peruano, concentra el 50% de nuestro stock de carbono. Freddie Draper, uno de los autores de la publicación, señala que le “sorprendió la extensión de estos humedales, y lo poco que contribuye al stock de carbono nacional”, pues no teníamos idea. Fue necesario el desarrollo de una nueva técnica que consta de información satelital (fotos y radar) y dos años de trabajo de campo de un equipo internacional para poder estimar la extensión del recurso. Pero ¿está este recurso en peligro?

Pese a que el estudio ha demostrado que las turberas están prácticamente intactas, hay un ambiente de preocupación, dado que la mayoría de las mismas no se encuentran en áreas naturales protegidas. Existe el peligro de que se sequen naturalmente luego de la deforestación del bosque que las protege, y de que las drenen para hacer agricultura u otras actividades extractivas, lo que rompería el ciclo de almacenamiento de carbono. Lo peor que podría pasar, sería que ocurran quemas “subterráneas”, como ha sucedido trágicamente en Europa, luego de haber secado las turberas.

Resulta impactante que camino a los 200 años de independencia del Perú, descubramos otro recurso en el que éramos ricos y no teníamos ni la menor idea, y mas aún con uno tan desconocido para los peruanos como son las turberas. Dada la coyuntura y lo concluido en la COP 20 donde se prioriza la necesidad de reducir emisiones, según Tim Baker, “para países ricos en carbono, como es el Perú, entender donde se almacena y desarrollar políticas que conserven esos ecosistemas es parte de este proceso”. En el mundo de un futuro, que esta cada vez mas cerca, la capacidad de captura y almacenamiento de carbono será una fuente de valor inmensa, y los países que concentran esta actividad tendrán un enorme poder de negociación. Conservemos este recientemente descubierto enorme recurso.