Palestina: colegios derrumbados, por Inés Yábar

955

Acceder a educación es uno de los derechos que deberían ser universales. En algunos países, como Pakistán, no todos pueden estudiar. La historia de Malala, una joven que fue baleada regresando del colegio dio la vuelta al mundo. Hoy ella defiende a las 130 millones de niñas a quienes se les niega la educación a la que los hombres tienen acceso.

En época de guerra, ir a la escuela puede ser aún más peligroso o imposible. El “Human rights watch” denunció que Israel está demoliendo colegios en el banco Oeste. La razón principal por estas demoliciones es que las autoridades israelíes dicen que las escuelas fueron construidas ilegalmente. La presencia militar israelí tiene exclusividad en el control de planeamiento y construcción en el banco Oeste por lo que niega permisos de construcción a menudo. Esto es visto como una estrategia de obligar a las familias a irse de la zona ya que sus hijos ya no tienen donde estudiar.

Los números son impactantes: las autoridades Israelis han confiscado o eliminado escuelas palestinas al menos 16 veces desde el 2010. Esto ha hecho que un tercio de las comunidades en el “Área C” (donde viven palestinos) no tiene colegios primarios. La consecuencia, según un reporte de las Naciones Unidas, es que 10.000 niños van al colegio en carpas, chozas u otras estructuras sin el debido material. Según estimados de la ONU, los que deciden tomar más tiempo para llegar a un lugar con educación, caminan alrededor de cinco kilómetros con temor al acoso de pobladores o militares.

La Unión Europea apoya fuertemente el acceso a educación, es por eso que sus miembros han financiado 21 de las 36 escuelas del “Área C” que ahora están en riesgo de ser demolidas. Ya van cientos de edificios destruidos que fueron financiados por donantes externos, siendo más de 400 financiados por Europa. Sin educación cercana, 46 comunidades Palestinas son consideradas en “alto riesgo de transferencia forzada” por el plan de relocalización israelí. No son solo colegios sino muchos más edificios. Desde el 2009 son 5351 los edificios destruidos en el banco oeste por falta de permisos de construcción. Esto ha llevado al desplazamiento de 7988 personas incluyendo a más de 4100 niños.  

Aunque las acciones llevadas a cabo por las autoridades Israelíes es ilegal, no hay señal de querer parar. La obligación de Israel es de proteger a la población civil en el territorio ocupado en Palestina. La responsabilidad es de administrar el territorio de manera que la población sea beneficiada. Destruir y confiscar están prohibidos en teoría pero no se está haciendo lo suficiente para pararlo.

La situación entre Israel y Palestina es complicada, han habido errores de ambos lados. Es importante mirar de manera objetiva el conflicto y traer a la luz injusticias que deben ser tratadas. Pero no es solo en el extranjero que la educación es un tema difícil. En el Perú mismo, hay muchas personas que no acceden a educación de calidad por falta de oportunidades. Para ayudar a que la educación sea universal y justa, ¿tú que estás haciendo?

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.