Paso Tibio

2.445

El miércoles pasado fue un día histórico, el 17 de diciembre del 2014 dos estados separados por 145 kilómetros y más de medio siglo de políticas exteriores decidieron dar un paso hacia la normalización de sus relaciones. EEUU y Cuba iniciaron un proceso de normalización de las relaciones bilaterales que desde hace más de 50 años venían siendo tensas y conflictivas.

Este suceso no solo marca un hito en la historia si no que representa el fin de los estragos de tiempos, ideologías, intereses y modelos del siglo pasado. Es bueno tratar de ver lo venidero con ojos de esperanza y sobre todo imaginar una Cuba dentro de un mundo cada vez más globalizado e interconectado sin embargo, muy aparte de cualquier juicio que podamos emitir, debemos proceder teniendo en cuenta que tanto el contexto cubano como su forma de vida, se han encontrado aisladas de interacciones directas en el contexto global a diferencia de los demás estados.

Aplaudo al presidente Barack Obama como a Raúl Castro, el inicio de retomar relaciones diplomáticas entre ambos estados es lo que lleva a pensar que problemas del pasado deben hacerse a un lado para poder afrontar los del futuro. De igual manera, la intervención de diferentes actores (como el Papa Francisco)[1] para que se dé el intercambio de Alan Gross y del agente de inteligencia como el de los 3 cubanos acusados de espionaje es digno de resaltar.

A pesar de lo anteriormente mencionado es importante destacar que hay varias formas de observar este acontecimiento. Obama ha reconocido que el bloqueo a Cuba no ha dado el resultado que se esperaba, es decir, la democratización de Cuba. Los hermanos Castro han mantenido su dominio en la isla y es lógico pensar que para “obtener resultados diferentes hay que tomar medidas diferentes[2]. Sin embargo, el bloqueo aún continua vigente y debido a que se volvió ley en plena Guerra Fría, estaría en manos del Congreso estadounidense erradicarlo, Raúl Castro en el anunció que emitió, afirmó que “el bloqueo económico, comercial y financiero que provoca enormes daños humanos y económicos a nuestro país, debe cesar, aunque las medidas del bloqueo han sido convertidas en ley, el presidente de los Estados Unidos puede modificar su aplicación en uso de sus facultades ejecutivas[3]. Este será y es el principal reto para dos naciones que buscan dejar atrás la historia y empezar a construir una nueva.

Y ahora como usted se debe estar preguntando ¿qué va a pasar con Nicolás Maduro?, la primera reacción del mandatario venezolano fue tildar de “valiente” las medidas de Obama[4]. Algunos afirman que el gobierno chavista parece haberse quedado sin respaldo, la matriz o fuente de donde provenía toda su efervescencia se ha extinguido tanto como su ideología y la apertura de Cuba a una interacción directa con los EEUU lo deja vacilando en el vacío.

[1] http://internacional.elpais.com/internacional/2014/12/17/actualidad/1418837510_239458.html

[2] https://www.youtube.com/watch?v=JbfFmcqjQpk&feature=youtu.be

[3] https://www.youtube.com/watch?v=OBdNITX413g

[4] http://cnnespanol.cnn.com/2014/12/17/maduro-hay-que-reconocer-que-el-gesto-del-presidente-barack-obama-es-de-valentia/