Pekín: cerca del confinamiento total por brote de infectados por Covid-19 en un bar

Un nuevo brote de pacientes infectados en la zona de bares, hace peligrar la vuelta a la normalidad de los vecinos de Pekín. Los protocolos preventivos podrían llevarlos a decretar un nuevo confinamiento general.

3.125

Un nuevo brote de pacientes infectados con el virus del Coronavirus, en la zona de bares, hace peligrar la frágil vuelta a la normalidad de los vecinos de Pekín, lo que ha provocado que inicien los protocolos preventivos que podrían llevarlos a decretar un nuevo confinamiento general.

Las autoridades pequinesas han informado que, hasta ayer miércoles, se han detectado 63 nuevos casos, 38 de los cuales fueron asintomáticos y el número de positivos sintomáticos detectados en los últimos siete días asciende a 174.

Pese a las reducidas dimensiones del brote, este supone uno de los más graves registrados en Pekín desde que comenzó la pandemia, contra la cual las autoridades chinas siguen aplicando una política de tolerancia cero.

El gobierno de la capital, con una población de 22 millones de habitantes, trata de contener el rebrote aplicando la receta habitual en China: confinamientos selectivos donde se detecta algún caso, aislamiento de los contagiados y sus contactos cercanos y campañas a gran escala de pruebas PCR.

Los 3,5 millones de habitantes del distrito central de Chaoyang, origen del brote y corazón financiero de la ciudad, están siendo sometidos a pruebas PCR diarias a raíz de una campaña lanzada desde este lunes por las autoridades.

Asimismo, edificios residenciales y negocios se hallan confinados por estar relacionados con los contagiados o con sus miles de contactos cercanos.

Antes de este rebrote, las pruebas PCR ya formaban parte de la rutina de millones de habitantes de la capital china, a los que se les exige una prueba negativa en las 48 o 72 horas previas para acceder a lugares públicos.