Perú en lengua de señas, por Verushka Villavicencio

243

Generar una identidad nacional compartida es una tarea reforzada en las aulas. Más allá de los errores garrafales de técnicos y funcionarios del Ministerio de Educación que adoptan con ligereza el poder de las redes sociales y consideran que colgando saludos por Fiestas Patrias cumplen su rol de fomentar el patriotismo. La escuela refuerza valores, pero sería importante considerar que el amor a nuestra patria nace de un sentimiento cuyo principio se forja en la familia.

En casa aprendemos a conocer el mundo y a identificarnos con los sabores y olores de nuestra comida que nos define. De dónde es el ceviche, de dónde el arroz con pato, de dónde la chicha morada, de dónde el lomo saltado. Ningún peruano en su sano juicio se atrevería a cuestionar la peruanidad de nuestros sabores, porque crecimos con cada uno de ellos.

En casa también aprendemos a relacionarnos y a crear vínculos a través del abrazo de papá y del beso de mamá. Nos sentimos protegidos a salvo de cualquier desastre. Ese sentimiento crece con nosotros y se extiende a nuestras formas de relacionarnos en la universidad, en el trabajo, en todo lugar. Damos lo que somos.

Importante preguntarnos entonces por qué el Estado que es operado por peruanos no ha sido capaz de integrarnos a todos bajo los mismos valores que aprendemos en casa y que todos compartimos. La respuesta puede ser dolorosa. Pero frente a esta respuesta hay propuestas.

Desde el año 2011, la Municipalidad de Miraflores implementa una política de inclusión y accesibilidad que responde a los vacíos de la igualdad de oportunidades para las peruanas y peruanos con discapacidad. Una medida implementada desde hace tres años es el Himno Nacional del Perú en lengua de señas. Este año se suma el Consejo de los Niños junto a sus padres de familia para visibilizar la necesidad de una cultura peruana que nos integre a todos. Este año 532 mil personas sordas peruanas podrán interpretar nuestro himno nacional siguiendo las redes sociales del municipio.

Si revisamos cuántos países han interpretado el himno nacional en lengua de señas, veremos un grato ejemplo en los Carabineros de Chile, pero la gran mayoría se trata de patriotas y algunas organizaciones que suben sus videos para conectarse con la comunidad sorda de sus países: Argentina, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Uruguay, Venezuela, son algunos ejemplos.

Significa que la identidad de los pueblos aún no logra integrar a sus comunidades sordas y que las personas sordas se encuentran invisibilizadas respecto a sus derechos como ciudadanos en el mundo. Identificarse con su país no sólo en Fiestas Patrias, sino siempre, implicaría que se usaran subtítulos en los videos que circulan en todas las plataformas web, que canal de TV tuviera en sus programas intérpretes de lengua de señas, que en las plataformas de atención de las instituciones públicas y privadas existan intérpretes de lengua de señas, etc.

Este año, tenemos a nuestro Perú en lengua de señas, expresado en nuestro himno nacional, como símbolo de lo que tenemos y del camino que nos falta recorrer desde el Estado, la empresa privada, las organizaciones de la sociedad civil, la familia, la escuela. Este año cuando entone el Himno Nacional, pensaré en el camino recorrido y en el devenir para toda la comunidad sorda del mundo entero que merecen celebrar su identidad en igualdad de oportunidades.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.