Politización de la Inteligencia

704

Con el título no me refiero a la dominación que pueda tener tal o cual ideología sobre las mentes más brillantes de algún pueblo, sino al uso y abuso de los servicios de inteligencia de distintos países al servicio de intereses subalternos. Se cuenta que incluso los funcionarios de inteligencia están lindando con la posibilidad de ser empleados de partidos políticos. En su ejemplar de la semana pasada, la revista “The Economist” ponía de relieve el uso político de los sistemas de inteligencia por parte de distintos gobiernos de turno en América Latina.

El hecho de involucrar a Servicios, inclusos Sistemas, de inteligencia en la región, con temas tan graves como asesinatos, escuchas ilegales e inversión de tiempo, dinero y personal en tareas propias de partidos políticos, es significativo. Estos casos no solamente constituyen crímenes, sino también fallas morales en llevar a cabo la misión propia de cada uno de estos sistemas. Peor aún, resulta en corrupción; no monetaria, pero de deformación, de los objetivos y del espíritu que envuelven a cada uno de estos servicios en relación a la seguridad nacional de cada uno de estos países.

Por motivos de espacio, nuevamente, no describiré que es, ni que hace un servicio de inteligencia, ni menos aún por que lo tiene que hacer en todo caso, si lo describiré que es lo puede constituir una deformación propia de las actividades envueltas en esta empresa.

El tema ético bien puede estar circunscrito dentro de los alcances de los objetivos y la misión de inteligencia, pero no más allá de los foros propios. De este modo, el establecimiento de actividades específicas, colección de datos, procesamiento de ellos, análisis, diseminación, reevaluación, decisión, son todos aspectos propios del proceso. En ningún caso, temas políticos, y mucho menos ideológicos pueden darse dentro de este circuito. El único eslabón de la cadena donde uno podría presenciar ello sería en la decisión, que es eminentemente política.

Esta falta de independencia de los Servicios bien puede significar ciertas falencias:

  1. Politización de los estamentos de las Fuerzas Armadas y Policías de mando medios para abajo.
  2. Falta de una clase de inteligencia, independiente de la clase política, que puede mantener un ethos propio, alejado de la politiquería. Esto va ligado a la falta de una voz propia dentro del sistema político, ya sea a nivel burocrático y/o de decisión.
  3. Falta de conocimiento de los Poderes Legislativos en relación a los alcances, presupuesto, actividades generales y objetivos de los Servicios.(manteniendo el secreto del caso)
  4. Falta de adecuado medios para el ingreso y formación de los estamentos de inteligencia.

Posiblemente, la falta de madurez de nuestros sistemas políticos permite que aquellas cuatro falencias se mantengan. Es posible incluso que sea una tarea de mediano plazo el poder revertirla. Lo que no resulta inconcebible es que una vez encontrada la corrupción (monetaria o de función), esta no sea corregida, bajo ningún medio.