¿Por qué entrenar piernas?

779

Todavía hay gente que no le toma la debida importancia al entrenamiento focalizado en las piernas, ya que en mayor proporción sucede que los hombres que buscan tener un gran desarrollo de su tren superior dejan de lado sus piernas. Esto es un grave error en muchos aspectos.

Ejercitar todas las partes del cuerpo es la mejor forma de lograr más rápido los objetivos sin importar cuales sean, unas piernas bien entrenadas nos brindarán grandes ventajas, una de las principales es que aprovecharemos el estado anabólico que proporcionan la ruptura de las fibras musculares de las mismas debido a que el cuerpo libera mayores cantidades de testosterona y hormona de crecimiento para su recuperación, beneficiando a otras fibras musculares dañadas

Todos sabemos que el grupo muscular más grande del cuerpo se encuentra en las piernas, este se compone de varios grupos musculares que son los glúteos, cuádriceps, femorales, aductores y pantorrillas, lo cual significa que el mayor volumen de masa muscular y por tanto, de peso, lo lograremos a partir de nuestro desarrollo muscular de las piernas y también es el grupo que más se utiliza a la hora de realizar diferentes tipos de ejercicios de levantamiento ya que son el soporte para la realización de ellos.

Por otra parte, también ayuda a mejorar la circulación sanguínea, ya que al ser el grupo de músculos más grande, requiere de un bombeo mayor de sangre hacia esa zona para recibir los nutrientes correctamente, esto explica el sentimiento de nauseas que se experimenta con cargas muy pesadas, este bombeo de sangre corta la digestión provocándonos esa sensación, por lo que es importante tener una comida liviana antes de entrenar piernas.

Las piernas también sirven de soporte cuando entrenamos para ganar fuerza en otros músculos, esta fuerza en las piernas es necesaria al realizar ejercicios que involucran más de un músculo en donde se trabaje con grandes cantidades de peso. Cuando entrenamos, por ejemplo, un remo con barra, la falta de musculación en la pierna provocará un rendimiento menor en el ejercicio al no tener el soporte suficiente para soportar la carga óptimamente.

Un trabajo de piernas adecuado mejora considerablemente la postura del cuerpo, ya que fortalece la zona media, tanto abdominales como la zona lumbar y esto permite prevenir potenciales lesiones, no solo a la hora de realizar ejercicios, sino que incluso en períodos de actividad física baja como, por ejemplo, levantar las bolsas del supermercado o el permanecer mucho tiempo sentado en una silla lo que sucede con muchas personas que trabajan en oficinas

Y el punto más importante es la estética: ¿de qué sirve tener un gran desarrollo muscular en la parte superior si se tienen unas piernas ridículas? Si es que no van a la par con tu musculatura  dándote un aspecto muchas veces gracioso, raro y para nada armonioso, que es básicamente todo lo contrario a lo que se busca entrenando a conciencia.

Si eres parte del grupo de personas que no gustan ejercitar las piernas por lo agotador que resulta ser, es momento de empezar a reconsiderar las cosas y estructurar una nueva rutina para darle al cuerpo el entrenamiento que de verdad requiere. Deja de ser de esas personas que se engañan así mismos considerándose solo un aficionado y que van solo porque quieren bíceps grandes o solo quieren desarrollar su pectorales o deltoides, eso es engañarse uno mismo. No te dejes vencer por la flojera y menos te dejes influenciar por esas personas que abundan en los gimnasios. El entrenamiento de piernas es básico.

Empieza a entrenar las piernas igual que cualquier otro grupo muscular y si has estado abandonando tus sesiones de pierna, es hora de que le otorgues mayor intensidad.  Con esto serás consciente de mejores ganancias de músculo en todo tu cuerpo en general y acortarás el tiempo en lograr tus objetivos.