PPAP: Promoviendo el desarrollo sostenible, por Inés Yábar

361

El mes pasado un amigo mío me mandó un video sin explicación. Le había estado contando sobre como escuchaba la canción PPAP a cada rato en Japón y además él sabía que estaba promoviendo el desarrollo sostenible. El video que me mandó no me lo esperaba. Era una colaboración entre Pikotaro (creador de “Apple-Pen”, el video que se volvió viral en 2016) y la ONU para promover los 17 objetivos del desarrollo sostenible. Las iniciales ya no eran para “Pen-Pineapple-Apple-Pen” sinó para “Public-Private Action for Partnership”. El objetivo de esta colaboración es que los ciudadanos ahora lo recuerden y sigan los objetivos gracias a la canción.

Uno de los objetivos de la ONU adoptados en el 2015 es el de creación de energía limpia y accesible. Según este organismo, la energía es el principal contribuidor al cambio climático, representando 60% de las emisiones de efecto invernadero del mundo. Además de cada 5 personas, 1 no tiene acceso a electricidad moderna. Las metas específicas de cada objetivo deben lograrse de aquí al 2030 pero parece ser aún más urgente.

El año pasado el cambio climático no sólo desapareció un lago en Bolivia sino que puso en riesgo la identidad de toda una comunidad. El lago Poopó era el segundo lago más grande de ese país, pero ahora es una expansión de piso salado. Así como en el Perú, este otro país latinoamericano también sufre los efectos del fenómeno del niño. Los Uru-Muratos, comunidad que vivía cerca al lago, sobrevivieron invasiones de incas y españoles pero hoy no pueden adaptarse a los cambios climáticos. Muchos se vuelven entonces desplazados climáticos.

En Perú, desplazados climáticos surgen del receso de los glaciares en nuestros Andes. En  su libro, “Refugiados Ambientales, Cambio climático y migración forzada”,  Teófilo Altamirano demuestra que el receso de esos glaciares lleva a una lluvias torrenciales en ciertas zonas, afectando cultivos y de esa manera también comunidades. Concretamente, cuenta que los glaciares de Huaytapallana han perdido 55% de su área desde los mediados de 1980. Esto genera también la aparición de nuevas enfermedades.

En otras partes del mundo, como la isla de Tuvalu, la situación se volvió crítica al punto de tener un plan de evacuación a Nueva Zelanda de 75 ciudadanos cada año por la subida del nivel del mar. El primer ministro, Sopoaga dijo el año pasado: “Tenemos una situación real en nuestras manos ahora mismo: 62.000 personas cada día están siendo desplazadas por los impactos del cambio climático”. Los números pueden parecer sorprendentes pero lejanos. Pensemos, sin embargo, que cada una de esas personas tiene luego impactos psicológicos, en su modo de vida y hasta en sus oportunidades al tener que empezar todo de nuevo.

Estos impactos ambientales que generan impactos sociales en Perú y en el resto del mundo vienen por el calentamiento global que es generado por nuestra sociedad de consumo actual. Las industrias fósiles son las principales responsables de este fenómeno pero nosotros los estamos financiando. Es deber entonces de cada ciudadano buscar maneras de consumo más limpio y respetuoso del medio ambiente. Si tienes la canción del PPAP rondando en tu cabeza o recuerdas el video que se hizo viral, recuerda también que seguir los objetivos del desarrollo sostenible es importante.

Algunas ideas surgen frente a desastres climáticos. En el 2010 un inventor llamado Eduardo Gold decidió pintar montañas de blanco para replicar el efecto de los glaciares al reflejar la luz del sol. Aunque muchos no entendieron su idea, él dijo “preferiría intentar y fallar al buscar una solución que empezar a buscar maneras de sobrevivir sin glaciares si la situación fuera irreversible”. No lleguemos a ese punto de irreversibilidad, sino logremos usar la naturaleza de manera responsable. Para evitar los impactos negativos del cambio climático, tú ¿qué estás haciendo?

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.