PPK se sinceró: “Nueva currícula escolar no me entusiasma”

350

El Presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, declaró al diario Trome no estar conforme con el currículo nacional de educación, como tampoco con el matrimonio civil homosexual. Esta posición la marco luego de señalar que se considera una persona muy “religiosa”.

PPK aseguró que la actual currícula escolar, que promueve la igualdad de género, se ha mantenido ya que proviene del gobierno anterior.

“Claro que hemos heredado en algunas currículas escolares unas cosas que a mí no me entusiasman, pero ya estaban ahí desde el gobierno anterior, qué íbamos a hacer”, sostuvo PPK.

Como se recuerda, el Currículo Nacional fue aprobado en junio de 2016, durante el gobierno de Ollanta Humala, después de 2 años de debate en el Minedu, y bajo la gestión del exministro de Educación, Jaime Saavedra.

Dicho currículo ha generado un sinnúmero de reacciones en contra promovidas por diferentes organizaciones religiosas agrupadas, principalmente, en un colectivo denominado como ‘Con mis hijos no te metas’, que hace unos días inundó diversos distritos de Lima con carteles en contra de la llamada ‘Ideología de género’.

MATRIMONIO GAY
“Yo soy una persona religiosa”, dijo PPK antes de oponerse al matrimonio igualitario. En anteriores oportunidades, el mandatario se ha mostrado a favor de la Unión Civil para personas del mismo sexo, pero ahora que el tema está en debate, el Mandatario sinceró su posición.

Veámos qué dijo textualmente:

 

ENTREVISTADOR: Usted es un hombre de mundo, liberal y, como lo ha dicho, de vez en cuando ‘mete la pata’. ¿Siente que sus posturas chocan con la mayoría conservadora del Perú?
PPK: Realmente no. Yo soy una persona religiosa. Claro que hemos heredado en algunas currículas escolares unas cosas que a mí no me entusiasman, pero ya estaban ahí desde el gobierno anterior, qué íbamos a hacer.
ENTREVISTADOR: ¿Está de acuerdo con el matrimonio homosexual?
PPK: No.

El mandatario no profundizó en su posición, a pesar de haber respaldado no solo la Unión Civil, sino también la campaña social “Parejas Imaginarias” que buscó reconocer el amor que una pareja gay puede tener, equiparado al de una pareja heterosexual.