Putin se reúne y muestra su apoyo al líder de Bielorrusia frente a la presión Europea

Vladimir Putin se reunió con el presidente de Bielorrusia, para mostrar su apoyo ante el intento de la UE de sancionar al país por incidente de Ryanair.

329

El pasado Vienes, el presidente ruso, Vladimir Putin, recibió a su aliado Alexander Lukashenko, líder de Bielorrusia, para mostrar su apoyo frente a las sanciones que buscan imponer las naciones occidentales por, lo que ellos denominan, ‘terrorismo de estado’.

Lukashenko aseguró que las acciones de las potencias occidentales eran un intento desestabilizar Bielorrusia, y mostró documentos sobre el incidente aéreo para justificar la urgencia del aterrizaje.

“Tiene lugar un intento de desestabilizar la situación hasta los niveles de agosto del pasado año”  señaló Lukashenko al inicio de la reunión, haciendo referencia a la gran inestabilidad y altos niveles de crisis tras las elecciones del 2020.

Moscú ha demostrado en diversas ocasiones su apoyo a Lukashenko, incluso rechazando las sanciones impuestas por la UE y afirmando que la detención del periodista debe considerarse un asunto interno de Bielorrusia.

Además de ello, tres vuelos procedentes de la Unión Europea fueron bloqueados por el presidente Putin, y prohibió las solicitudes de modificación de rutas de las aerolíneas de Austrian Airlines y Air France, quienes buscaban evitar el territorio bielorruso para cumplir con las sanciones y recomendaciones de la UE. Sobre el asunto, afirmó que los motivos no fueron de carácter técnicos, y no políticos.

En su segundo día de reuniones, Rusia confirmó un segundo préstamo de 500 millones de dólares, que formaría parte de un paquete de créditos (de unos $1.5B), cuyas términos fueron acordadas antes del aterrizaje polémico en Minsk.

Dimitri Peskov, portavoz del Kremlin, aseguró en un comunicado que este préstamo ya había sido negociado y que Bielorrusia “no ha presentado ninguna solicitud de ayuda adicional”.

Después de la reunión, ambos líderes realizaron un paseo en yate por la ciudad de Sochi, donde se les vio reír y disfrutar de su compañía.