Qué hacer para que el Perú crezca, por Pablo Ferreyros

302

 

Uno de los temas que más hemos estado discutiendo en estos días es cuánto crecerá nuestro PBI en este año que recién empieza y cómo hacer para volver a los anteriores niveles de crecimiento superiores al 6%. Para estas consideraciones es útil tener en cuenta el concepto de PBI potencial: el máximo al que podría crecer nuestra economía con sus propios recursos, sin políticas expansivas de parte del Estado. En economía, a partir de este concepto, hay dos problemas fundamentales: uno de corto plazo sobre como crecer a todo nuestro potencial  y otro de mediano-largo plazo sobre como ampliar nuestro potencial.  A octubre del año pasado nuestro crecimiento potencial se estimaba en 4.5% y con tendencia seguir bajando[1], mientras que nuestras predicciones de crecimiento para este año bordean el 3.5%; no tan lejos de nuestro potencial. Por ello, en este artículo nos centraremos en cómo expandir nuestra capacidad de crecimiento.

 El modelo más aceptado para medir el PBI potencial es el propuesto por el premio nobel de economía Robert Solow y considera tres aspectos fundamentales: tecnología, capital y trabajo. Solow recomendaba ampliar el primer factor, tecnología, invirtiendo en investigación que permita producir más con los mismos recursos. Esto es algo que han hecho notablemente los países más desarrollados, pero que en el Perú se encuentra en un estado incipiente. Este primer factor, sin embargo, puede involucrar también infraestructura y capital humano. Para ampliarlo en el caso del Perú habría, en primer lugar, que emprender proyectos como construcción de carreteras o electrificación rural. Se está avanzando en ese sentido con proyectos como la longitudinal de la sierra o la línea 2 del metro de lima, que además inyectan dinero a la economía en el corto plazo. Habría también, en lo que compete a capital humano, que invertir adecuadamente en educación y salud. Es particularmente importante el diseño de políticas públicas que hagan eficiente la educación estatal, como la implantación de la meritocracia en que se viene trabajando desde el ministro Chang y en la que hay que resaltar la labor de Saavedra. Considerar la propuesta de vales de Miton Friedman tampoco estaría de más.  La justificación para ocuparse de estas áreas, después de todo, no está solo en el rol social del Estado sino en que son fundamentales para el desarrollo.

El segundo factor del modelo, capital, se refiere a la cantidad de activos (estimados en dinero) en una economía. Para ampliarlo en el caso del Perú hay que hacer dos cosas fundamentales: facilitar las inversiones y dar vida al capital muerto. En lo que respecta a la primera prescripción es útil considerar indicadores internacionales como el Doing Business del Banco Mundial o el Índice de competitividad Global del Foro Económico Mundial. En estos veremos que, mientras estamos bien en aspectos como ambiente macroeconómico;  factores como la sobrerregulación, la burocracia ineficiente y la pobre institucionalidad constituyen verdaderos lastres a nuestro crecimiento. La segunda prescripción, por su parte, surge de las investigaciones del Instituto Libertad y democracia que advierten sobre una amplia cantidad de activos que, por no estar adecuadamente titulados, no pueden entrar a la economía formal. Es el caso, por ejemplo, de los terrenos sobre los que viven o cultivan los pobres; que pese a ser su propiedad de facto, por no estar debidamente titulados no les permiten acceder a créditos bancarios ni al mercado inmobiliario formal y de mayores dimensiones. Titular adecuadamente este “capital muerto” podría ser un paso importante para hacer crecer nuestro PBI potencial.

El último de los tres factores es el trabajo, que se refiere a la cantidad de mano de obra existente. En lo que respecta a este factor estamos atravesando una oportunidad única en nuestra historia, que es estar pasando por un momento en que la amplia mayoría de la población está en edad de trabajar. Al igual que el capital, sin embargo, el trabajo tiene rendimientos decrecientes, por lo que para aprovecharlo es necesario que los otros factores también se expandan. Lo que hemos pretendido en este artículo es hacer un breve outline de lo que deberíamos hacer en el Perú considerando cada uno de los factores del modelo de Solow en relación con el contexto nacional. Difícilmente podremos crecer este año a niveles de 6% o similares, pero si queremos regresar a ese crecimiento a futuro, es fundamental enfocarnos en ampliar nuestra hoy mellada capacidad de crecimiento compensando la caída de los precios de los minerales con más eficiencia, infraestructura, desregulación y competitividad.

[1] https://poder.pe/2015/10/20/00375-advierten-que-pbi-potencial-de-peru-puede-continuar-retrocediendo/