¿Qué tan económicamente parejo es el fútbol europeo?

933

En los últimos años, el crecimiento futbolístico que han tenido muchos clubes tradicionalmente medianos en Europa han dado como resultado ligas europeas mucho más parejas, en donde estos equipos han sabido emparejar e incluso superar a los tradicionales grandes clubes. Futbolística y competitivamente se ha emparejado la balanza; sin embargo, ¿la inversión de capital en estos clubes ha emparejado también el nivel de ingresos de la industria del fútbol en Europa?

Los grandes de siempre

En el año 2004, diez años atrás, el club con mayores ingresos a nivel mundial era el Manchester United, con ingresos superiores a los €259 millones. En dicha temporada, la Juventus ocupaba el quinto lugar en cuanto a ingresos con un monto de €215 millones, solo €36 millones por debajo de los ingleses. Para el año 2012, ocho años después, el Real Madrid crecía y se convertía en el club con mayores ingresos (€513 millones), pero lo que resalta es que la diferencia con el quinto lugar (Chelsea FC €323 millones), se quintuplicaba hasta €190 millones.

Durante ese periodo entre 2004 y 2012, entre los cuatro clubes que se mantuvieron siempre en el top cinco (Real Madrid, FC Barcelona, Manchester United y Bayern Munich) ganaron 41 trofeos, tanto locales como internacionales, aumentando su hegemonía y, por ende, su poderío económico por encima del resto de equipos. Entre Real Madrid y Barcelona se llevaron todas las Ligas Españolas de esos años; el Manchester United y el Bayern Munich  se llevaron la mitad de sus ligas locales; y entre los cuatro equipos se llevaron la mitad de las Champions Leagues disputadas en ese periodo.

tabla 1

 Cambio de rumbo

Hacia mediados de la década pasada, grandes inversionistas globales, mucho de ellos ajenos al ámbito futbolístico, decidieron inyectar grandes cantidades de capital a clubes medianos del fútbol europeo. En el 2003, el multimillonario ruso Roman Abramovich adquirió el Chelsea FC por £140 millones, y gastó £100 millones para la contratación de nuevos jugadores. Los resultados se dieron un par de años después ya que los blues  ganaron tres Premier Leagues (2005 después de 50 años), cuatro FA Cups, dos Copas de la Liga, dos Community Shield, una Europa League y una Champions League desde entonces.

En el 2008 y también en Inglaterra, el Abu Dhabi United Group for Development and Investment adquirió el Manchester City por £250 millones y gastó £150 millones en contrataciones para fortalecer la plantilla. Desde la inversión, los citizens han ganado dos Premier Leagues, una FA Cup, una Copa de la Liga, y una Community Shield. En el 2011, Qatar Investment Authority adquiere por €333 millones al Paris Saint-Germain, y ha desembolsado hasta la fecha más de £389 millones en contrataciones para fortalecer la plantilla. Desde esta reciente inversión, el cuadro parisino ha levantado dos veces la Liga de Francia, y una vez la Copa de la Liga. Asimismo, logró llegar hasta los cuartos de final de la Champions League en las últimas dos ediciones.

Lo que observamos en los últimos tres años es que, dado el crecimiento de estos clubes, la brecha que estuvo ampliándose hasta el 2012 entre los grandes clubes de Europa y el resto de equipos se ha ido reduciendo. El 2014 terminó con el Real Madrid continuando siendo el equipo con mayores ingresos (€550 millones), registrando un crecimiento de ingresos de +7.21% con respecto a los ingresos del 2012. Sin embargo, si es que revisamos el crecimiento de ingresos de los equipos que alcanzaron la posición 5° y 10°, vemos crecimiento de ingresos de +46.75% y 43.08%, respectivamente.

tabla 2

Cuanta más paridad económica exista entre más clubes de Europa, más competitivo se vuelve el fútbol, tanto dentro como fuera de la cancha. Los clubes populares tienen y tendrán siempre una gran masa de hinchas y socios, así como jugosos contratos comerciales que permiten que tengan presupuestos ostentosos para lograr armar plantillas competitivas para Europa. Por ende, es importante y beneficioso el ingreso de capitales externos que inviertan en clubes de menor relevancia buscando que den un salto de calidad y sean competitivos internacionalmente, convirtiéndose así en una inversión rentable para los accionistas.

Si bien el ingreso de nuevos inversionistas es positivo, al ser en la mayoría de los casos capitales de inversionistas ajenos al fútbol, el compromiso de estos con el club no suele ser tan fuerte, dándose casos de salidas repentinas de corto plazo que terminan desestabilizando al club. Tal es el caso de la fuerte inversión de Suleyman Kerimov en el Anzhi ruso, que tras gastar €160 millones en contrataciones en el 2011, redujo abruptamente su inversión en el club, desencandenando una crisis deportiva que terminó en el descenso del club a segunda división, sólo tres años después del ingreso de Kerimov como accionista.

Ahora último, clubes como el AS Mónaco o el Valencia CF también han sido adquiridos por inversionistas extranjeros por lo que esperamos que este proceso siga dándose, aumentando así la paridad en el fútbol europeo. Sea cual sea el proceso, si al final del día tenemos mejores equipos en la cancha ofreciendo un mejor fútbol, todo cambio es bienvenido.