¿Quién fue José Gálvez Egúsquiza, héroe del Combate del Callao?

Repasamos la historia de este ilustre personaje con motivo del 154° aniversario del Combate del 2 de mayo de 1866.

959

El cajamarquino José Gálvez Egúsquiza jugó un papel trascendental en la defensa del Callao durante el Combate del 2 de mayo de 1866, en el cual el Perú se enfrentó bélicamente al Reino de España por última vez. Como miembro del Gabinete de Talentos dirigido por el presidente Mariano Ignacio Prado, el abogado peruano se hizo cargo de la defensa del puerto y de la instalación de baterías para repeler a la escuadra española. Durante el combate, una bomba de la fragata española Almansa cayó en un depósito de pólvora en el torreón de la Merced, causando una explosión que acabó con la vida de Gálvez junto con la de otros oficiales.

En el ámbito político, José Gálvez fue un destacado orador y diputado por Pasco. Desde el parlamento, se unió a la defensa de propuestas liberales como la abolición del tributo indígena y la esclavitud. Ejerció dos veces el cargo de presidente de la Convención Nacional de 1855-1857, organismo constituyente encargado de redactar la Constitución liberal de 1856 durante el gobierno del mariscal Ramón Castilla. En 1857, formó parte de la comisión codificadora del Código Penal.

Luego de la disolución de la Convención Nacional por el gobierno de Castilla en 1857, Gálvez pasó a convertirse en un firme opositor del gobierno. En 1860, junto a otros personajes liberales como el escritor Ricardo Palma, organizó una conspiración para tomar por asalto la casa de Castilla en la calle de las Divorciadas en Lima. Fracasado dicho plan, Gálvez tuvo que asilarse en la legación de Chile en Lima y fue posteriormente desterrado a Europa, retornando al Perú recién en 1862.

A su regreso al país durante el gobierno de Miguel de San Román, José Gálvez se dedicó a la cátedra y a ejercer la abogacía. En 1863 se doctoró en jurisprudencia en la Universidad Mayor de San Marcos y en 1865 fue elegido decano del Colegio de Abogados de Lima. Desde el decanato, fue un duro crítico del gobierno del presidente Juan Antonio Pezet frente a su respuesta a las agresiones de España en el Pacífico, lo que causó que fuera desterrado brevemente a Chile. Tras el derrocamiento de Pezet luego de la revolución dirigida por el coronel Mariano Ignacio Prado, Gálvez fue nombrado coronel por sus acciones de armas en la revuelta y fue designado como secretario de Guerra y Marina, liderando el ilustre Gabinete de Talentos al que también pertenecieron Manuel Pardo y Lavalle, José María Químper, José Simeón Tejeda y Toribio Pacheco y Rivero.

El Gabinete de Talentos presidido por Mariano Ignacio Prado.

Luego de conocerse la noticia de las intenciones de la escuadra española de bombardear el Callao, Gálvez asumió el encargo de liderar la defensa peruana. Finalizado el combate y abatido Gálvez, el gobierno de Prado detalló que este había “muerto heroicamente en la Defensa de la Patria y en Honor de América”. Sus restos se encuentran en un mausoleo en el Cementerio Presbítero Matías Maestro.