Quipu: Diario de esterilizaciones forzadas, por Inés Yábar

691

Nací en una familia grande, mi abuela dio a luz a 10 hijos que ahora tienen cada uno sus familias. Navidad, cumpleaños y múltiples celebraciones más son pasadas con el familión donde cada integrante se ha vuelto indispensable. Sin embargo, sé que hay muchas familias que se vieron truncadas por las atrocidades cometidas durante el gobierno de Alberto Fujimori. Durante su mandato, más de 272000 mujeres y 22000 hombres fueron esterilizados de manera forzada en todo el Perú. La mayoría de ellos siendo personas de bajos recursos e indígenas Quechua hablantes. Aun así, en 1995, Alberto Fujimori se paró frente a muchas mujeres en la “conferencia para mujeres de las Naciones Unidas” en China, para decir que las mujeres podrían disponer con toda autonomía y libertad sobre sus propias vidas con el nuevo programa que implementaba.

En 2006, este mismo hombre fue encarcelado por crímenes contra la humanidad. Pero, el caso de las esterilizaciones forzadas aún no ha sido resuelto, peor aún, fue archivado en diciembre del 2016 por segunda vez. Carlos Rivera (abogado), dijo lo siguiente “La fiscalía considera que en este caso no se han logrado acreditar la existencia de un plan sistemático, de un daño a los derechos humanos grave y de una política de estado que haya podido determinar una grave violación a los derechos humanos y un crimen de lesa humanidad”.

Ante tanta injusticia, en Huancamamba, nació el proyecto Quipu, en el 2013. El objetivo siendo de  ayudar a las personas en búsqueda de justicia.  Un número telefónico (08 007 1011) permite a las personas víctimas de esterilizaciones forzadas contar sus historias y así mismo permite escuchar los testimonios que ya han sido contados. Muchas personas en más de 100 países han escuchado los testimonios y se han sumado para exigir justicia y enviar apoyo a las mujeres que comparten parte de su pasado.

Las mujeres han recuperado su voz, una que hace mucho callaron por miedo. Hoy, esta línea telefónica ayuda a mujeres que alguna vez fueron obligadas a firmar un documento que ni siquiera sabían leer. Hoy, con este proyecto, se empodera a personas que en el pasado se sentían solas pero ahora están unidas. Hoy, ya no se les trata de “cuyes que solo sirven para reproducirse”, sino que se las admira por ser guerreras valientes.

El presidente Pedro Pablo Kuczynski prometió, antes de ser elegido, que implementaría un programa de reparación integral para todas las personas afectadas. Puedes sumarte a la voz de las víctimas mediante esta petición que le pide al presidente llevar a juicio este caso y cumplir su promesa a las 77 mujeres que ya hicieron denuncias archivadas pero también a todas las demás que siguen sufriendo las consecuencias de tales barbaridades.

“Un país que olvida su historia está condenado a repetirla” es el lema de la comisión de la verdad y la reconciliación. Es importante entonces, informarse sobre la historia de nuestro Perú para evitar que casos como este vuelvan a suceder. Puedes ver documentales como el de Ines Ruiz intitulado “Una voz estéril” o “Cicatrices del engaño” de Magali Zevallos. Para exigir justicia y ayudar a las personas que luchan para cerrar un capítulo que sucedió hace 20 años y aún sigue fresco en la memoria, tú ¿qué estás haciendo?