¿Realmente preocupados?, por Sebastián Vinelli

336

La violencia contra la mujer es un tema que hoy más que nunca se debe tocar para, de una vez por todas, combatirlo y ponerle un alto a este problema que sigue costando la vida de personas o, si tuvieron la suerte de grabarlo y sobrevivir, la posibilidad de contarlo. Y aun así deben presentarse hasta con los mínimos detalles de la agresión para que su versión sea creíble y asimilada por la opinión pública.

Pasó con la periodista Lorena Álvarez, quien denunció a su expareja el ‘renombrado’ economista Juan Mendoza de haberla agredido física y psicológicamente; también con Micaela de Osma, donde agradezcamos que una vecina grabó el momento preciso en el que era arrastrada por la calle para cerciorarnos del caso, y con la cobradora de combi Vanessa Arzápalo, que quedó desfigurada por su expareja en Huaycán.

Y ahora último también debemos condenar los excesos cometidos por Rafo León, quien se escudó bajo la ficción para atacar con duros calificativos a las mujeres. Aquí la única y mayor sanción se debe basar en la crítica colectiva porque, si pasamos a una censura, lamentablemente caemos en la restricción de la libertad de expresión. Se reprocha, no lo compras y se acabó.

Demás está comentar las barbaridades vertidas por la fujimorista Maritza García en la Comisión de la Mujer, quien nos hace quedar en ridículo a nivel mundial como lo hizo anteriormente Bienvenido Ramírez con la lectura y el Alzheimer. Por otro lado, la espera de una semana para definir la solución y la inacción de la bancada de Fuerza Popular. Encima se presentó a la sesión como si nada hubiese pasado y señaló que no iba a renunciar, algo que, ante la insistencia y presión de los miembros del grupo de trabajo, tuvo que hacerlo.

A todo esto nos preguntamos, ¿por qué no se llega a algo concreto desde el Estado? Hace poco se difundió la última estadística de Reuters donde se ubica al Perú como el quinto país más peligroso para el sexo femenino. ¿Por qué la Comisión de Justicia del Congreso patea y deja de lado todo lo que tenga que ver con la violencia hacia las mujeres? ¿Por qué en 15 meses de legislación solo se ha aprobado una ley al respecto? ¿Realmente están tan preocupados como lo manifiestan, o solo se trata de solidarizarnos con las víctimas por las redes sociales?

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.