Reformulando el Perú por Diego Labrín Ladrón de Guevara

439

García Canclini en Culturas Híbridas somete a juicio el poder interpretar en qué momento se percibe el cambio en una disciplina o en algún campo del conocimiento. Respondiendo que las maneras en que dicho proceso es visible es cuándo algunos conceptos irrumpen con fuerza, desplazan a otros y exigen reformularlos.

La reformulación sería una interesante manera de replantear toda una estructura conceptual.

Lima como ciudad creativa está en pleno proceso de reformulación. Es interesante poder observar estos cambios en los primeros momentos en que se dan; más interesante aún, poder ser parte de esa fuerza que exige su constante reformulación.

El diseño de indumentaria es parte de ese gran grupo de conceptos que están cambiando su propio paradigma. Desde su concepción como carrera universitaria, es claro el cambio de concepto de esta disciplina dentro del imaginario colectivo peruano.  Sin embargo, no faltan las personas que todavía relacionen a nuestra profesión con un medio de difusión de tendencias superficialmente estilísticas.

El imaginario de una sociedad nueva que está explorando el diseño de indumentaria como forma de vida se ve influenciado por construcciones conceptuales que se arrastran desde un estereotipo.  Estereotipos que alejan al diseño de su nueva misión dentro de una nueva sociedad creativa.

Lo académico es uno de los principales modos en los cuáles el diseño de indumentaria peruano puede ir encontrando su propia identidad desligándose de estereotipos de imaginarios ajenos.  Sustentando sus bases en procesos creativos encontrados a partir del análisis, el discurso visual y la expresión de individualidades en un nuevo siglo.

La socióloga argentina Susana Saulquin, en su libro Política de las apariencias,  sostiene que en un siglo XXI con la pérdida del lugar de privilegio de la moda dependiente de tendencias, se desdibuja el ritual de las autoritarias representaciones colectivas y se recupera la ceremonia íntima, original y primaria en la creación de la propia imagen. Una propia imagen que responde a la construcción de una individualidad como persona, que en el caso de los diseñadores de indumentaria, también responde a una individualidad como creador.

Pero,  ¿hasta qué punto podemos pararnos dentro de la construcción del diseño de indumentaria como disciplina que responde a una individualidad en una sociedad donde lo colectivo muchas veces anula el discurso personal?

Este es uno de los cuestionamientos que los docentes universitarios nos hacemos con respecto a nuestra labor en la construcción del yo individual de cada estudiante. Un yo individual muchas veces suprimido por la aceptación dentro de un grupo humano que los resguarde y al que pertenezcan.

Dicha labor posiblemente radique en poder acompañar a los estudiantes en la construcción de su identidad personal vinculada a un crecimiento y descubrimiento de su individualidad creativa, ya que en un nuevo siglo se entiende como la principal manera para poder construir una identidad indumentaria nacional.

Foto: Ces Gil