Reino Unido: Parlamento aprueba bombardeos a Siria en combate contra ISIS

324

Hace un año, David Cameron -primer ministro británico- ya había obtenido anuencia del Parlamento para que Inglaterra atacara posiciones de ISIS (a los que él denominó ‘secta demoníaca’) en Iraq en el marco de la lucha del país insular contra el terrorismo yihadista.

LEA TAMBIÉN: Reino Unido: David Cameron pide permiso al Parlamento para bombardear a ISIS en Siria

La semana pasada, y luego de reunirse con su par francés (el presidente Francois Hollande), Cameron decidió confeccionar un proyecto de ley para expandir la zona de bombardeos realizados por la fuerza aérea británica hasta territorio sirio, país que, junto a Iraq, ha sido tomado por ISIS y cuyas fronteras ‘teóricas’ han sido pulverizadas para instaurar un califato islámico. El jueves último, Cameron presentó sus alegatos ante la Cámara británica enfatizando que los ataques en Iraq no han ocasionado muertes civiles y que la intervención de la Royal Air Force -o Fuerza Aérea Real- “marcarán la diferencia”, en un país como Siria que, a pesar de ser petardeado por Estados Unidos, Francia y Rusia, aún es sometido por las milicias de ISIS.

No obstante, los alegatos de Cameron convencieron a muchos parlamentarios, la medida recibió impactos duros de cuestionamientos en la población. Según un sondeo de YouGov, solo el 48% de los británicos respaldaban los ataques aéreos a Siria. Más aún, la noche de la víspera de la votación de la iniciativa en el Pleno, cientos de ciudadanos se manifestaron ante Westminster (lugar de reunión de los parlamentarios) exigiendo que se votara en contra de los bombardeos.

Protestas

Cameron los llamó ‘aliados del terrorismo’. Craso error. Los ánimos se caldearon más antes del debate y llevaron a los miembros del Partido Laborista -principales opositores de la intervención británica a Siria- a exigir las disculpas del primer ministro antes de que inicie la sesión.

El argumento de los opositores era lógico: temían que una acción directa de sus aviones en Siria le acarreen consecuencias trágicas al país como la posibilidad de un atentado. Al menos esta idea, de momento, no resulta tan descabellada si tomamos en cuenta que el siniestro del vuelo 9268 de la aerolínea rusa MetroJet (31 de octubre de 2015), que explotó sobre el valle egipcio del Sinaí y que trasladaba a 212 turistas rusos, se debió a la explosión de una bomba casera a la que ISIS se atribuye su colocación como represalia al Kremlin por los bombardeos que Rusia había comenzado en Siria apenas un mes antes.

LEA TAMBIÉN: Barack Obama: “La meta en la lucha contra ISIS es destruir esta organización terrorista barbárica”

“El intento del primer ministro de etiquetar a quienes voten contra su plan de simpatizantes de los terroristas le degrada y además socava la seriedad del debate. Si el primer ministro quiere disculparse por lo que ha dicho estaré encantado de cederle el puesto”, manifestó el líder opositor Jeremy Corben desatando el barullo de la sala y la mirada fría de Cameron. Casi todos en la oposición le exigieron al primer ministro unas disculpas que jamás llegaron. En su alocución, Corber agregó que su rechazo a los ataques en Siria “es sentido común, no pacifismo”.

Newly elected Labour opposition leader Jeremy Corbyn (R) speaks during the weekly Prime Minister's Questions in the Houses of Parliament in London on September 16, 2015. Political observers are watching to see how the 66-year-old, who was elected by a landslide over the weekend, matches up against the prime minister in the bear pit of "PMQs" and for clues to his leadership style. AFP PHOTO / PRU “ RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT " AFP PHOTO / PRU " - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - NO RESALE - NO DISTRIBUTION TO THIRD PARTIES - 24 HOURS USE - NO ARCHIVES ”

En el otro extremo, Cameron -respaldado por un pequeño grupo tory, 60 diputados laboristas y el apoyo de otros grupos minoritarios- empezó su discurso preguntando a los presentes: “Si no atacamos ahora, cuando nuestro aliado y nuestro amigo Francia, ha sido atacado, entonces yo pregunto ¿cuándo?”, cuestionó.

“Esto nos lleva a la segunda pregunta, ¿por qué ahora? la primera respuesta -evidentemente- es por el gran peligro que el Estado Islámico tiene para nuestra seguridad; un peligro que se ha intensificado en las últimas semanas”, sostuvo el líder conservador, que afirmó: “Sí. Queremos derrotar al terrorismo desmantelando sus genes, parando su financiación, atacando sus campos de entrenamiento y deteniendo las amenazas a Inglaterra. Pero hay un objetivo más amplio: mientras el Estado Islámico tenga el mito del Califato en Iraq y Siria va a ser una cuna de extremistas en todo el mundo y esto hace que estemos menos seguros. Al tiempo que reducimos el tamaño y la escala del llamado ‘califato’ en Iraq, empujándolo fuera de Iraq, necesitamos hacer lo mismo en Siria”, exigió.
David Cameron dijo que, si no se aprueban los bombardeos a Siria, los esfuerzos que Gran Bretaña viene realizando en Iraq no servirán de nada ya que sus aviones solo pueden atacar a los yihadistas hasta la frontera con Siria. “Tenemos que preguntarnos si los riesgos de la falta de acción son superiores a los riesgos de la acción. Cada día que no actuemos el Estado Islámico se hace más fuerte y hay cada vez más intentos de atentados”, comentó. Para finalmente indicar que el argumento de evitar represalias sirias al país no sería del todo cierto ya que los servicios de inteligencia han revelado que las islas británicas se encuentran en la lista de objetivos del Estado Islámico.

In this image taken from the Parliamentary Recording Unit via AP Britain's Prime Minister, David Cameron addresses lawmakers in the House of Commons, London, making his case for airstrikes as part of a "comprehensive overall strategy" to destroy IS and end the Syrian war, Thursday, Nov. 26, 2015. Cameron is trying to persuade lawmakers to back action, arguing that the Paris attacks have given new urgency to the fight against IS. The Royal Air Force is part of a U.S.-led coalition attacking the militants in Iraq, but not in Syria. ((AP Photo/Parliamentary Recording Unit, via AP video) TV OUT  NO ARCHIVE

Pero la estrella del debate no fue ni Cameron ni Corben. Hilary Benn, responsable de Exteriores del Partido Laborista y penúltimo diputado en intervenir, expresó un discurso que -según algunos de los presentes en la Cámara- quedará petrificado como uno de los mejores en la historia de Westminster. Reconociendo la honestidad de su líder, Jeremy Corben, al que defendió de los vilipendios de Cameron y exigiendo las disculpas del primer ministro por llamar ‘simpatizantes terroristas’ a los de su partido, Benn defendió que su gobierno ingrese a Siria puesto que la estrategia puesta en marcha hace un año en Iraq ha conseguido frenar a ISIS.

“Dado que sabemos lo que están haciendo, ¿realmente podemos permanecer al margen y negarnos a actuar plenamente en nuestra defensa personal contra aquellos que están planeando estos ataques? ¿Realmente podemos dejar a otros la responsabilidad de defender nuestra seguridad nacional cuando es nuestra responsabilidad? Y si no actuamos, ¿qué mensaje habría que enviar acerca de nuestra solidaridad con los países que han sufrido tanto, incluyendo Iraq y nuestro aliado Francia. Ahora Francia quiere que nosotros estamos con ellos, y el presidente Hollande, el líder de nuestro partido socialista hermano, ha pedido nuestra ayuda. Y como estamos llevando a cabo ataques aéreos en Iraq, donde la bodega del Daesh se ha reducido ¿no debemos poner de nuestra parte completa?”, preguntó Benn ante el estallido de júbilo de muchos diputados.
Finalmente, tras más de 10 horas de debate, 101 intervenciones de diputados y un menú de argumentos, la medida de Cameron prosperó aunque con un fuerte rechazo de muchos partidarios. Los aviones de combate británicos se estarían preparando para despegar en los próximos días en la irrupción de un Estado más que se une a la Coalición que bombardea Siria en la lucha contra el grupo terrorista que ha puesto en jaque al mundo y que le ha declarado la guerra abiertamente a occidente.