Rousseff: “La peor cosa para el ser humano es ser víctima de una injusticia”

853

La llama olímpica encendida en Grecia ya se encuentra en camino -en un viaje transatlántico- hacia el país más grande de Sudamérica para conmemorar el inicio de un hecho sin parangón: por primera vez en más de un siglo el evento deportivo más importante del planeta se realizará en el subcontinente americano. No obstante, Brasil transita por un sendero de incertidumbre y convulsión social en una coyuntura marcada por el proceso de impeachment que se cierne sobre la presidencia de Dilma Rousseff y que amenaza con dejar acéfalo al gobierno brasileño durante la realización de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

LEA TAMBIÉN: Venezuela: Empieza el referéndum para revocar a Nicolás Maduro

Al respecto, la lideresa del Partido de los Trabajadores (PT) dijo sentirse profundamente triste por el proceso de destitución parlamentaria que sortea y que podría evitar que participe en la inauguración de los JJ.OO. de Río.

LEA TAMBIÉN: Cuba, Obama y la Ley de las consecuencias imprevistas Carlos Alberto Montaner

Si eso sucede, voy a estar muy triste porque, es justo decir, hemos hecho un esfuerzo grande para la realización de los Juegos. (…) Pero estoy realmente triste, más aún, por otro motivo: porque la peor cosa para cualquier ser humano es ser víctima de una injusticia. Y yo soy víctima del actual proceso de impeachment”, aseveró la sucesora de Lula da Silva en entrevista a CNN.

LEA TAMBIÉN: Rousseff: “Lo más extraño es que quien me juzga es corrupto”

“Más que creer que voy a sobrevivir, voy a luchar para sobrevivir. No solamente por mi mandato, sino que también lucharé porque defiendo el proceso democrático que gobierna la vida política de Brasil”, agregó.

Como se sabe, la votación que efectuará el Senado para iniciar el proceso de destitución contra Rousseff se realizará a mediados de mayo y, en caso este proceda, la mandataria deberá ser separada de su cargo mientras duren las investigaciones (180 días) lo que la exoneraría de participar en la inauguración de los JJ.OO. En lugar de Rousseff, el vicepresidente Michel Temer asumiría la primera investidura de la nación sudamericana hasta el 2018, año en el que la mandataria debería dejar su cargo.

LEA TAMBIÉN: ¿Qué ocurre en Brasil? 5 claves para comprender el juicio a Dilma Rousseff

Para Rousseff -como lo aseveró tantas otras veces- este impeachment representa un golpe de estado hacia un gobierno electo democráticamente y añadió que la poca popularidad con la que cuenta actualmente no puede ser tomado como un alegato para revocarla del cargo como muchos arguyen.

“En Brasil, un país que tiene un sistema presidencialista, al igual que Estados Unidos, nadie puede ser llevado a un proceso de impeachment por ser impopular, porque la impopularidad es cíclica. Si no, todos los presidentes o los primeros ministros de Europa que tuvieron tasas de desempleo de 20% deberían ser sometidos a procesos de impeachment porque tuvieron una fuerte caída de su popularidad”, sostuvo.