Rousseff: “Lo más extraño es que quien me juzga es corrupto”

1.180

Rousseff acusa a sus acusadores. Asfixiada por la sorprendente -y hasta hace unos meses impensada- acogida que está teniendo el proceso de destitución parlamentariaimpeachment que busca revocarla de la primera investidura a menos de dos años de haber sido reelecta, la presidenta de Brasil enfila su batería de críticas hacia sus inquisidores y asegura que muchos de los legisladores que buscan sacarla de la presidencia enfrentan actualmente procesos judiciales por casos de corrupción.

LEA TAMBIÉN: ¿Qué ocurre en Brasil? 5 claves para comprender el juicio a Dilma Rousseff

En concreto, Rousseff -que visitó este martes la ciudad de Salvador, capital del estado de Bahía- se refirió al presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, encargado de motorizar y aceptar a trámite el pedido revocatorio contra Rousseff, del que -dijo- se encuentra acusado por la Fiscalía brasileña por tener cuentas en el extranjero.

“Ellos son acusados, yo no tengo acusación. Lo más extraño es que quien me juzga es corrupto. Todo el mundo sabe que tiene cuentas en el exterior y que está acusado por el Ministerio Público”, afirmó la lideresa del Partido de los Trabajadores (PT).

LEA TAMBIÉN: Brasil: Dilma Rousseff empieza a jugar sus cartas para evitar el impeachment

Como se recuerda, a Dilma Rousseff se le acusa de ‘maquillar’ las cuentas públicas al haber desviado fondos de bancos estatales para pagar programas sociales -en un contexto de desaceleración económica- con el objetivo de obtener réditos políticos en plena campaña electoral. No obstante, Rousseff señala que esto se ha hecho en Brasil desde 1994 por todos los gobiernos que le precedieron lo que demuestra que en el país sudamericano “hay dos pesos y dos medidas”.

LEA TAMBIÉN: Rousseff: “Lula viene, como ministro o asesor, pero viene, nadie lo va a impedir

“Es golpe porque no hay crimen. Yo nunca, nunca recibí dinero de sobornos, yo no tengo cuentas en el exterior, yo no estoy acusada de corrupción. Ellos me acusan de ‘pedalada fiscal’ (maquillaje fiscal), pero ¿qué diablos es eso de pedaladas?”, preguntó.