¿Se acaba?

232

Este 31 de diciembre no solo marcará el fin de año, sino también el epílogo de Laura, el programa conducido por la peruana Laura Bozzo que empezó a transmitirse el 24 de enero de 2011 y que, desde su aparición, ha permanecido en el horario estelar de Televisa, la empresa de medios mexicana, por casi media década.

El programa de Bozzo -que gira en torno a la presentación de denuncias de casos de supuesto maltrato e inequidad social- no solo ha acaparado la atención masiva del público mexicano; sino también de algunos críticos y hasta de las autoridades: en octubre pasado, la Secretaría de Gobernación de México comenzó a investigar el programa de la peruana por utilizar menores de edad.

Laura,  el programa en el que “no importa la credibilidad sino el flujo emocional”, y cuyo éxito en el país norteamericano se debe al “bajo nivel educativo, católico y acostumbrado a la culpa de México”, como bien analizó el crítico de televisión, Álvaro Cueva, se habría desgastado después de tanto tiempo, por lo que necesitaría una renovación.

No obstante, la empresa Televisa ha sido muy enfática al ratificar que mantendrá relaciones empresariales con Laura Bozzo. A través de un comunicado de prensa, la televisora mexicana asegura que “Laura Bozzo, quien recientemente firmó una extensión de su contrato de exclusividad con Televisa, se abocará totalmente al diseño y desarrollo de un nuevo concepto […] para adaptarlo a las nuevas expectativas e intereses de la audiencia“, señala el documento.

Cabe acotar que el día lunes, en una entrevista radial, Bozzo aseguró que permanecerá en Televisa “hasta el último día de mi vida”, y afirmó que solo la sacarán del canal “en féretro”. “Lo mío con Televisa es un matrimonio por la iglesia: hasta que la muerte nos separe“, acotó. Y como en todo matrimonio parece que, para Televisa, llegó el momento de hacer algunos ajustes.