Se cierran las urnas: Las elecciones que nos dejó el 2015

1.503

El 2015 fue un año de cambios, de victorias y de esperanza. Y es que -quizá salvo España que evaluó aprobatoriamente al PP de Rajoy o la ratificación turca de Recep Tayyip Erdogan- las elecciones más importantes del planeta significaron un cambio -en algunos casos de gobiernos enquistados hace décadas- y una oportunidad para algunos países hastiados del desgaste político y de los discursos populistas. Hubo elecciones en Turquía, Canadá, Venezuela, Argentina, Grecia, Guatemala y hasta Birmania, pero fueron un puñado de ellas las que captaron la atención de gran parte del planeta y en especial de los peruanos. Aquí las cinco elecciones más significativas de este año:

1) Grecia
El 2015 empezó con la victoria de Syriza -el partido de izquierda liderado por Alexis Tsipras- en Grecia y con los ojos de toda Europa pendientes sobre la mesa de negociación entre el gobierno heleno y la denominada ‘troika’ (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea). No obstante tras la victoria de Tsipras en enero de este año, el nuevo gobierno -cuya economía estaba comandada por el polémico Yanis Varufakis- se vio en la obligación de tranzar un tercer rescate financiero -a pesar de haberlo negado durante las campaña- a las entidades mundiales para evitar la recesión griega a cambio del ajuste y reducción del gasto público, la austeridad y el aumento de impuestos.
Las negociaciones entre Tsipras y la ‘troika’ provocaron un cataclismo en el partido lo que obligaría más adelante a que los griegos acudieran nuevamente a las urnas en dos oportunidades: a mitad de año, vía referéndum, para aceptar o no las condiciones del tercer rescate monetario y en setiembre para elegir nuevamente a Tsipras luego de que este ofreciera nuevas elecciones ante el descontento popular.
AT
2) Canadá
El 19 de octubre de 2015, Justin Trudeau, hijo del primer ministro más recordado de la historia moderna de Canadá -Pierre Trudeau- y su partido Liberal, salieron elegidos para asumir la jefatura de gobierno del país norteamericano.
Justin, el maestro de escuela y boxeador que corría de la política como el niño corre del bróculi, terminó siendo tentado por los correligionarios de su padre y, tras un paso exitoso a la cabeza del Estado de Québec, el docente terminó alcanzando el premierato en su país. Trudeau ha mostrado -quizá por su corta edad, pues no pasa de los 45- una actitud dispuesta al cambio y al emprendimiento de reformas significativas como el aumento de los impuestos para los ricos, la compra de aviones de guerra para combatir al Estado Islámico, la legalización de la marihuana y el asilo a 10 000 refugiados sirios.
JT
3) Argentina
En el primer ballotage de la historia en Argentina, Mauricio Macri -el líder de Cambiemos- segundo en las elecciones de octubre, logró remontar la ventaja obtenida por el candidato del kirchnerismo Daniel Scioli (en parte gracias al apoyo brindado por el tercer lugar de los comicios generales, el peronista Sergio Massa) y así poner fin a doce años de gobierno kirchenrista -entre Néstor Kirchner y su esposa, Cristina Fernández-.
Mauricio Macri, alcalde de Buenos Aires en los últimos ocho años y ex presidente de Boca Juniors, el club de sus amores, portó consigo la bandera del cambio en una Argentina esquilmada por la crisis económica y la creciente inflación. Así, Macri apostó por un gobierno liberal que apuesta por la inversión de empresas privadas y por la reducción del gasto público. Macri nombró a Pat Gray -un reconocido economista- a la cabeza del ministerio de Hacienda y entre ambos pudieron desterrar el famoso ‘cepo cambiario’ que impedía negociar dólares de manera directa en la nación.
Así también, Macri ha sido una voz de protesta firme entre los mandatarios del continente sobre la situación en Venezuela y ha criticado abiertamente al chavista Nicolás Maduro exigiéndole la liberación y amnistía de los presos políticos e ideológicos como Leopoldo López y Antonio Ledezma.
Macri
4) Venezuela
 El 6 de diciembre se llevaron a cabo las elecciones más esperadas del continente: los comicios para recambiar los 167 escaños que conforman la Asamblea Nacional Legislativa y que, hasta el famosísimo ‘6D’ estaba en control de los oficialistas presididos por Diosdado Cabello, el número dos del chavismo.
Así, luego de meses de intensas campañas políticas en los que el pueblo venezolano se polarizó entre la Mesa de Unidad Democrática -MUD- (Capriles, Tintori y Torrealba, entre otros) y el Partido Socialista Unido Venezolano -PSUV- (Maduro y Cabello), los llaneros votaron por la oposición logrando una victoria apabullante en las urnas y provocando un sismo en el partido de gobierno que obligaron a Maduro -en la víspera, azuzando a la población en caso de que los resultados no le favorezcan a salir a tomar las calles- a aceptar los designios del pueblo.
Con la conquista de los dos tercios del parlamento (112 curules), la MUD podrá designar o remover a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y a los rectores del Consejo Nacional Electoral, promulgar leyes orgánicas, promover referendos -como la reducción del periodo presidencial-, reformas constitucionales, someter tratados internacionales a plebiscito y promulgar la ley de amnistía a los presos políticos que permitiría la liberación de Leopoldo López y Antonio Ledezma, entre otros líderes opositores presos.
aaaLUCIDEZPLANTILLAAA
5) España
El inicio de año hacía prever un 2015 negro para España: aparte de someterse al referendo para la independencia de Cataluña, los españoles tenían que lidiar con la subida de Podemos, el partido izquierdista liderado por el profesor universitario Pablo Iglesias cuyas propuestas de campaña se asemejaban mucho a las de Syriza en Grecia, partido con el que, por cierto, Iglesias simpatizaba mucho.
El paso de los meses se tradujo en una caída de Podemos en beneficio del partido de gobierno, el Partido Popular (PP) del primer ministro Mariano Rajoy al que la buena gestión de España tras los atentados del 13 de noviembre en París y la negociación de cuotas mínimas para dar asilo a algunos refugiados sirios le sirvió para sumar adeptos y ganarse el respaldo de la población.
A pesar de ello, la victoria del PP fue ajustadísima y deberá buscar alianzas para obtener la mayoría parlamentaria junto con Podemos de Iglesias, Ciudadanos de Albert Rivera y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Pedro Sánchez.
montaje34