¿Se jodió el Perú un día como hoy?

2.035

Un 3 de octubre de 1968, el entonces jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Juan Velasco Alvarado, ejecutó el golpe de Estado que derrocó al Presidente Fernando Belaúnde Terry, quien se encontraba en su quinto año de mandato popular.

Desde ese momento, Velasco ejerció un poder de facto que se prolongó hasta 1975, año en que fue destituido por otro militar, Francisco Moralez Bermúdez. Es así como se configuró lo que muchos han denominado el Gobierno Militar, que va desde 1968 hasta 1980.

Muy poco se habla, hoy en día, sobre este episodio de la historia contemporánea del Perú y hasta hay quienes reivindican al dictador como aquél que trajo justicia para los más pobres, bajo el costo del quiebre del orden democrático y la censura de libertades fundamentales de la persona humana.

Es por eso que decidimos consultar la opinión de tres connotadas personalidades en sus respectivos campos: El economista y gerente general del Instituto Peruano de Economía, Diego Macera; el abogado y Director del Instituto Peruano de Estudios Gubernamentales y Sociales, Diethell Columbus; y el politólogo de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Fernando Tuesta Soldevilla.

Dictadores entre abrazos. Juan Velasco Alvarado aparece sonriente junto a Fidel Castro. | Foto: Google.

De acuerdo con Macera, las consecuencias negativas del régimen dictatorial de Velasco se prolongaron, incluso, hasta el primer gobierno de Alan García. “La dictadura de Velasco destruyó el tejido productivo del país y sus efectos trascendieron por lejos los años que estuvo en el poder. Morales Bermúdez, Belaúnde II y García I, no desmontaron buena parte del controlismo público sobre la economía”, dijo.

Además precisó que “la consecuencia fue un sector privado disminuido, debilitado y en algunos casos corrompido, un sector público elefantiasico e ineficiente, y la población con una pérdida progresiva de su calidad de vida”.

Una apreciación similar tuvo Columbus, quien además comparó la situación que atravesó el Perú durante el régimen velasquista con la actual crisis en el hermano país de Venezuela.

“Lo que en teoría surgió como un movimiento social que tenía por finalidad reivindicar los derechos de la clase proletaria y buscar una igualdad dentro de una sociedad dispar como la nuestra, terminó siendo una pesadilla para el país porque el gobierno de Juan Velasco, para empezar, no cumplió con esos postulados con el cual llegó al poder. Su gobierno sumergió al Perú en el mas grande retraso de los últimos dos siglos”.

“La intervención económica del estado, la intervención de medios de comunicación, la supresión de libertades constitucionales, generaron que el país haya estado al igual que lo está ahora Venezuela”, puntualizó el también docente de la Universidad San Martín de Porres.

Finalmente ironizó respecto de lo que fue la dictadura de los 70’s: “Velasco quería tanto a los pobres que al final se encargó de multiplicarlos”. 

En concordancia con los anteriores, aunque quizás con una visión más moderada, Fernando Tuesta, señaló que el Gobierno Militar generó un “ciclo económico perverso” que, como también opinaron Macera y Columbus, se arrastro durante los gobiernos sucesores.

“Velasco logró de alguna manera tener un cierto apoyo popular desde el Estado ejecutando de manera forzada su refoma agraria, su reforma educativa, su reforma industrial, etc.; y que no solamente se logró desarrollar sino que tuvimos un estado elefantiásico con el crecimiento de empresas públicas y que de alguna manera fue el origen de lo que vendría a ser ese ciclo económico perverso que va desde el 73 hasta el año 80, donde de manera sucesiva, Velasco, Morales, Belaunde y Garcia no lograron frenar”, dijo.

A ello agregó que desde Velasco hasta García no se pudieron controlar el crecimiento inflacionario, los déficits de las empresas públicas que según Tuesta “estrangulaban al Estado”.

Tuesta Soldevilla rescató que Velasco logró introducir una reforma que buscaba igualdad entre las clases sociales. “Las famosa frase ‘campesino, tu patrón nunca comerá de tu pobreza’ era una frase reivindicativa que no estaba lejos de la realidad porque ya en la década de las 60 tenias todavía lo gamonales que aún eran llevados en andas”.

Juan Velasco Alvarado junto a quien lo destituiría en 1975, Francisco Morales Bermúdez | Foto: Google.