¿Semanario de César Hildebrandt se apropia de columnas extranjeras?

1.139

Según datos presentados en una investigación del periodista Alejandro Guzmán de la revista Carta Abierta, el semanario Hildebrandt en sus Trece se habría apropiado de columnas de opinión de  escritores extranjeros.

La última edición de la Revista indica: «el semanario que dirige está acostumbrado a tomar columnas de opinión de autores extranjeros y reproducirlas en sus páginas, sin tener la autorización de los firmantes y, por supuesto, sin pagarles».

La edición de Hildebrandt en sus Trece publicada el primero de julio, contiene siete columnas de opinión, de las cuales solo tres son de autoría de colaboradores del Periódico, mencionados en los créditos. Como señala Carta Abierta:

«Las otras cuatro columnas fueron de autores extranjeros, ausentes en la relación de nombres de las personas que conforman la publicación. Despertada la sospecha, Carta Abierta se puso en contacto con dos de ellos, quienes confirmaron que no tenían conocimiento de la publicación de sus columnas en el semanario limeño».

Uno de estos artículos es de autoría de la argentina Fernanda Sández. En la edición de Hildebrandt en sus Trece mencionada aparece el mismo texto de Sández bajo otro título y con la omisión del último párrafo. “No sabía de la publicación, ni del retrato. No hubo ni permiso para eso ni, claro, retribución alguna por mi trabajo», explicó Sández.

Otro es un texto del español Fernando López Agudín, quién indicó haber estado desinformado de la publicación de este: “Nadie me informó sobre la publicación de la columna ni he percibido ninguna retribución por ello. Mi única colaboración periodística hoy en día es en el periódico Público”.

Hasta el momento de publicado el informe, César Hildebrandt no ha comentado sobre el tema. Tampoco lo han hecho los columnistas del Semanario.

«Sorprende que, siendo periodistas, prefieran no responder preguntas de interés periodístico. El homenaje a la derrota de aquellos ideales que alguna vez hicieron importante a la prensa, como dijo Hildebrandt sobre el periodismo peruano actual, sigue su rumbo. Y la palabra vergüenza continúa sufriendo destierro«, concluye el informe de Guzmán.