¿Sin Presidente mañana?, por Paulo Castañeda

232

“Porque si él (Kuczynski) supiera (de Derecho constitucional) vería que existen mecanismos que el Parlamento también tiene. Por ejemplo, destituir al presidente de la República. Mañana con un voto el presidente deja de ser presidente”, fueron las declaraciones del 4 veces congresista Mauricio Mulder, en el contexto de las declaraciones del presidente sobre la amenazante posibilidad de presentar una cuestión de confianza al Congreso respecto a la totalidad del gabinete cómo estrategia para obstaculizar la casi inminente censura al ministro de educación. Esto porque, como se sabe, la Constitución prevé en su artículo 134 que el Presidente de la República está facultado para disolver el Congreso si éste ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros.

¿Puede “mañana con un voto el presidente dejar de ser presidente”? ¿La vacancia de la Presidencia de la República puede declararse tan solo con el voto del congreso? Estas declaraciones, que si bien no constituyen una amenaza (según ha manifestado el parlamentario), nos invitan a situarnos en aquél –esperemos- lejano supuesto de una eventual vacancia de la Presidencia Constitucional de la República, supuesto del cual se desprenden algunos puntos de análisis.

Para comenzar, los mecanismos parlamentarios para declarar la vacancia de la Presidencia Constitucional de la República, a los que hace referencia Mulder, están previstos en los supuestos establecidos en el Artículo 113 de nuestra Carta Magna, Incisos 2. Su permanente incapacidad moral o física, declarada por el Congreso y 5. Destitución, tras haber sido sancionado por alguna de las infracciones mencionadas en el artículo 117 de la Constitución.

Entonces, ¿puede declararse la vacancia tan solo con el voto del congreso como lo expresa Mulder?, sí, se puede, con algunas precisiones, por ejemplo, no al siguiente día de presentada (como dio a entender Mulder cuando dijo “mañana”), sino después de 3 días de admitida la moción.

Según lo dispone el Reglamento del Congreso[1] , el pedido de vacancia presidencial solo necesita formularse con la suscripción del 20% del número legal de congresistas, para ser luego admitida a debate y votación por almenos el 40% de congresistas hábiles, y declarada finalmente por votación calificada no menor a los dos tercios del número legal de miembros del Congreso. Si por ejemplo, Fuerza Popular, porque considera que el Presidente carece de capacitad moral, presentase una moción de vacancia presidencial (la cual sería fácilmente presentada y admitida porque alcanzan solo dentro de su propia bancada, los porcentajes de 20% y 40%) necesitarían de 87 congresistas, es decir, tan solo15 congresistas más aparte de la totalidad de su bancada que suscriban dicha resolución, para que, en efecto, se dé el supuesto de vacancia presidencial.

Ahora bien, la CPP no prevé una segunda instancia una vez que la vacancia es declarada por el congreso. Tanto es así que el Reglamento del Congreso, por su parte, prevé la publicación en el Diario Oficial al siguiente día de resuelta la causa. Ni siquiera el mismísimo Tribunal Constitucional tendría competencia en este proceso (almenos hasta ahora no se ha pronunciado en ese sentido).

Por tanto, de no darse una eventual –y extrema- desaprobación popular hacia el procedimiento ejercido por el Congreso, ni el Poder Judicial, ni el Poder Ejecutivo  (tal vez ni los magistrados del TC), podrían ejercer mecanismo alguno contra esta competencia constitucional del parlamento. En este supuesto, no habría mecanismo alguno además de velar por el cumplimiento del debido proceso y plantear una defensa solida del Presidente ante el pleno del Congreso. Pero claro, hablamos de un supuesto…. esperemos.

[1] Artículo 89°-A del Reglamento del Congreso.

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.