Tener suerte, por Eduardo Herrera

751

“Nunca pienses en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados”, decía el gran Pablo Neruda.

Más allá de si ser fracasado es bueno o no (ese es otro asunto del cual no me voy a ocupar ahora), lo que parece decir el vate chileno es que el solo esperar resignadamente a que las cosas pasen y no hacer nada – o estar listo para ello – no es una buena actitud de vida.

Esta semana tuve la oportunidad de participar en un evento al cual antes nunca había asistido : el desayuno nacional de oración. Este tipo de eventos me hizo mover fibras altamente sensibles y – a lo que iba – me llevo a tomar consciencia de que tengo suerte.

Escuché dos experiencias de personas que habían padecido tragedias, entonces inevitablemente me vino el ridículo interno : y yo que pensaba que mis problemas eran los problemas. Me preguntaba ¿ cómo hizo esta gente para aguantar tanto ? Y nuevamente me re-afirmé : tengo mucha suerte.

El asunto de la fé es todo un mundo y ando en exploración de eso, aún no tengo una conclusión ni posición al respecto (ni sé si la llegue a tener cabalmente algún día). No obstante tengo la certeza de que la suerte no solo hay que reconocerla, hay que valorarla. A eso se refería Neruda.

Decir, “que suerte tengo” es mediocre y digno de castigo si luego se te pasa y sigues comportándote igual. Por eso digo que hay que hacer algo más y eso cada uno lo sabe en su interior. La suerte como todo en la vida se va; porque para bien o para mal todo pasa.