Trascender más allá de la pandemia, ¡he ahí el dilema!; por Juan Alberto Flores

“Las personas razonables se adaptan al mundo, el irracional persiste en adaptar el mundo a sí mismo”. George Bernard Shaw, premio Nobel de literatura en 1925.

362

El COVID-19, la enfermedad que produce el virus y que fue detectada por primera vez en Wuhan, China, a fines de diciembre de 2019, ha afectado a más de 392 mil personas y causado la muerte de más de 17 mil personas en 195 países según la Universidad Johns Hopkins (Baltimore, EE.UU.), impactando principalmente a China, Italia y España hasta el momento.

En el Perú, se dice haber detectado el primer caso el 06 de marzo y 13 días después sucede la primera muerte. Hoy vivimos una cuarentena dictada por el Gobierno, que pretende controlar la curva de infectados con el propósito de no colapsar el sistema sanitario peruano. Sin embargo, los casos siguen en aumento y ya han ocurrido las primeras muertes.

Un mundo mejor

Después del severo impacto del COVID-19 (que aún no sabemos a ciencia cierta cuál será) debemos entender que es tiempo de sustentabilidad, de un mundo mejor si es que se quiere seguir existiendo. Los países deberán transformar su misión en torno a la felicidad, buscar impactar positivamente a través de sus servicios y productos en la solución de problemas demográficos, financieros, nutricionales, ambientales, de salud, al déficit de recursos naturales, género, educación, acceso a tecnología, seguridad, entre otros.

También es tiempo de un nuevo empresario, que busque el beneficio económico a través de sus negocios pero que, a la vez, busque soluciones sociales y ambientales; con gente innovadora y creativa que detecte oportunidades de mercado transformando progresivamente sus modelos de negocio, sus productos, servicios y sus procesos.

Una comunidad de irracionales que buscan trascender

Hoy el Perú necesita de irracionales que vean en estos resultados catastróficos una oportunidad. El Estado peruano, hoy con más recursos que nunca, deberá desarrollar medidas de salud pública para hacer retroceder el coronavirus y, a la vez, dictar medidas económicas que permitan que la ciudadanía sobreviva al aislamiento social, una población en su mayoría informal e independiente, que vive de su trabajo diario y que anda llena de incertidumbre sin escuchar medidas concretas.

La billetera ya llegó a su límite para millones de peruanos, y en unos días más otros millones más se irán sumando.  El Estado y las empresas deben buscar soluciones más innovadoras; pero sobre todo, es tiempo de pensar en los demás, tiempo de utilizar la tecnología, buscando la reducción de precios, de entregar valor puro, de aplazar créditos, de tiempos cortos, de eliminar la burocracia, las ganancias exhorbitantes; es tiempo de compartir para generar valor, es decir: es tiempo de trascender.

Si algo puedo aportar a los directorios de las empresas más poderosas de este país, como experto en temas de imagen, reputación e innovación es: “sólo una vez en la vida aparece una oportunidad como ésta, úsenla en favor de la población y les será devuelta con algo que vale más que todos sus millones: trascender en la mente de todos los peruanos como una empresa que genuinamente ayudó en uno de los peores momento para el país”