[UCAYALAZO] Entrevista a Carlos Tubino, congresista de la República por la región Ucayali

408

Ucayali siempre ha sido luchadora, aseguran en las calles de este rincón oriental del Perú. Al fin y al cabo, ese sello lo lleva desde su nacimiento, desde que -a través de un Decreto Legislativo que puso fin a los históricos ‘Pucallpazos’- el entonces presidente Fernando Belaunde Terry logró cercenarla de Loreto y otorgarle el nivel de ‘departamento’ en junio de 1980.

LEA TAMBIÉN: [UCAYALAZO] Entrevista a Abel Vásquez Panduro, presidente del Frente de Defensa de Ucayali

Hoy, a casi cuarenta años de aquellos sucesos, la región vuelve a alzar su voz de protestar y ha logrado paralizar -por casi una semana ya- a una de las ciudades con mayor proyección de crecimiento en los últimos años; cerrando negocios y bancos, postergando las clases escolares, obstaculizando vías comerciales, entre otras medidas en una huelga que, al inicio se pensó corta, y que sin embargo se ha propalado como una metástasis; no solo por las provincias y distritos que se han ido sumando a las protestas en Pucallpa, sino porque los actos de violencia han empezado a emerger y a agudizarse de una manera que preocupa. No obstante, muy pocos -incluido yo mismo que me encuentro acá- conocemos realmente qué es lo que exige y reclama el Frente de Defensa de Ucayali. Ayer conversamos con Carlos Tubino Arias Schreiber, congresista de Fuerza Popular por Ucayali y actual candidato a la reelección y esto fue lo que nos dijo.

Buenas tardes señor congresista. Muy poca gente sabe o tiene conocimiento de la huelga que está azotando Ucayali hace casi una semana.  ¿Qué es lo que reclama la población ucayalina?

Principalmente, acá hay todo un tema relacionado con el gas de Aguaytía, ese es el primer gran punto. El gas de Aguaytía, que es la mayor riqueza que tenemos en nuestro subsuelo, hoy no beneficia en nada al pueblo ucayalino y se dan una serie de situaciones que duelen en lo más profundo a la población:

Primeramente, la situación relacionada con las tarifas eléctricas. Hay una empresa -que es ‘Termoselva’- que genera energía eléctrica que no es vendida acá a ‘ElectroUcayali’ sino al sistema nacional. Luego, nosotros estamos conectados -como región- al sistema nacional que compra esa energía, hoy, más cara que en Lima. Hoy los ucayalinos pagan más por kilowatt/hora (0.63 centavos de sol) que Lima (0.46). ¿Qué más nos hace reflexionar el tema eléctrico? Que Iquitos -que tiene su propia planta termoeléctrica que no está conectada al sistema nacional- paga en energía eléctrica menos de la mitad de lo que pagamos acá.

01

Entonces todo esto que se conoce hace, realmente, que estemos viviendo una situación dolorosa e irregular. Para colmo de males, hace mucho tiempo que estamos peleando -y eso lo vengo haciendo desde que llegué al Congreso- por el tema de la masificación del gas. Hemos recibido, últimamente, una bofetada. ¿En qué sentido? Que ahora se nos dice que no se va a usar el gas de Aguaytía, cosa que siempre todos los ministros anteriores de este mismo gobierno estuvieron diciendo. Ahora, la misma ministra de Energía y Minas (Rosa María Ortiz), que ya tiene tiempo en el cargo, nos dice que se va a usar el gas de Camisea. Esto realmente duele.

Por otro lado, están los temas relacionados a lo que es legalización de asentamientos humanos; legalización de comunidades nativas; toda la problemática forestal en la región que últimamente se da con los decretos legislativos 1220 y 1237 que criminaliza la tala ilegal de madera y afecta al trabajador forestal. Efectivamente, yo sé que hay un porcentaje de ellos que hace tala ilegal, pero eso es por la ausencia del Estado en los bosques y porque no se les ha dado la oportunidad de formalizarse, y entonces de frente ¿saco un garrote para perseguirlos? ¿y perseguirlos como narcotraficantes? ¿eso es correcto? Ahí nomás estás viendo varias de esas medidas de lucha. Después están los temas relacionados con lo que es salubridad, con lo que es agua potable, que están subiendo las tarifas.

Entonces hay todo un ambiente que no se ha generado en un mes ni últimamente, eso se viene generando desde hace bastante tiempo. Por otro lado, como congresista de oposición, he estado persuadiendo al gobierno de tomar acción con relación a estos pedidos, juntarse a conversar en el nivel que corresponde, con ministros…

02

¿Y qué le respondió el gobierno?

Yo he tenido acceso a ellos porque soy una persona a la que tienen consideración y respeto en todas las bancadas políticas, pero no he sido escuchado, esa es la verdad.

El gobierno lo ha ignorado por completo…

¡Claro! El gobierno ha tomado una estrategia para evitar este conflicto de forma equivocada, a mi entender. Porque ha dejado mucho tiempo para recién acceder a que vengan acá los ministros y se forme esta mesa de diálogo y desarrollo, y al final eso es lo que estamos pidiendo. O sea, no se nos ha dado la importancia del caso y eso se ve en muchas acciones en el Congreso. Por ejemplo, el presupuesto general de la República: solo el 8% del presupuesto va a las regiones amazónicas; sin embargo, somos el 71% del territorio nacional. Entonces la cosa viene de esa manera, hay fundamentos para las medidas de lucha y por otro lado, poca actitud de tratar por el gobierno para resolver el conflicto.

Entiendo señor congresista, pero ¿cuántos de estos problemas competen directamente al gobierno? porque, por ejemplo, usted ha hablado hace poco de que Iquitos tiene una central termoeléctrica y Pucallpa no, lo que encarece el precio de la tarifa eléctrica, entonces también hay temas de infraestructura o incluso hay temas que tienen que ver con empresas privadas. ¿Cuánto de esto que reclama la gente realmente lo puede solucionar el gobierno?

Mira, por ejemplo, el tema del balón de gas. ¿Qué ha hecho este gobierno? ¿Ha hecho algo, por ejemplo, por la provincia de Purús que está aislada de los intereses nacionales? Ha mantenido su status quo. Al final eso ¿qué origina? que un balón de gas allá esté a 120 o 130 soles. Esas son las cosas que estamos hoy día viviendo. Efectivamente, hay temas que son producto de contratos que se tienen con empresas, pero a las empresas tampoco les conviene vivir en un área de inestabilidad social, entonces lógicamente hay que conversar con las empresas, hay que dialogar con ellas, ver qué soluciones se pueden dar. Pero en una situación de dejar las cosas como están y que esto vaya llegando a situaciones insostenibles o que estén en el límite de la violencia, me parece mal.

03

Hasta hace poco el gobierno había ofrecido implantar una mesa de diálogo que, hasta donde yo tengo entendido, los dirigentes han rechazado. ¿Por qué esta respuesta?

Efectivamente. Lo que se está pidiendo es que la mesa de diálogo se instale acá (y no en Lima, como el gobierno planteó inicialmente) y que las reuniones en lo posible se hagan acá, en Pucallpa. Esas cosas, por último, tendrán que definirse cuando vengan los funcionarios del gobierno. El tema es que esto ha ido demasiado lento y se ha dejado ahora toda una semana, a mi concepto -inútilmente- de plazo, para recién venir a atender las demandas que se están planteando y lógicamente esto está llevando al Frente de Defensa a reaccionar y a incentivar sus medidas de lucha y eso preocupa porque pueden llegar a la violencia.

Comprendo señor Tubino, ahora ¿qué podría decirle a la gente de Pucallpa que está viviendo en una total incertidumbre y no sabe qué es lo que va a pasar? ¿Qué decirle a los estudiantes que están perdiendo clase? ¿Qué mensajes darle a los comerciantes que no pueden abrir sus negocios?

Yo he sido jefe político-militar y si algo he aprendido en mi vida y quisiera que nunca más se viva en el pueblo ucayalino es el tema de la violencia. La violencia hay que evitarla. Yo le pido a la población que mantenga la calma, que las medidas de luchas son justas, pero por otro lado, el Frente de Defensa tiene que ir evaluando las diferentes iniciativas que se van dando por parte del gobierno y ver qué acciones debe tomar. Sobre todo evitar que aparezcan vándalos que quieran realizar saqueos u otros actos de violencia que realmente sería muy negativo para la región Ucayali porque incluso se podría decretar el Estado de emergencia y todas las acciones que se están logrando se perderían.

05

Usted que está en medio del gobierno, que es congresista ¿qué expectativas hay de que esto se termine pronto? ¿Puede haber una solución en estos días?

Sí mira, yo creo que la huelga se está planteando bien hasta este momento. Hay una mesa de diálogo y desarrollo que se va a llevar a cabo a partir del día 22 y van a venir tres ministros: la ministra de Energía y Minas (Rosa María Ortiz), el ministro de Vivienda (Francisco Dumler) y el ministro de Agricultura (Juan Manuel Benites), más los funcionarios que sean necesarios para atender los reclamos del pueblo ucayalino. Eso es lo que tenemos hasta el momento y yo invoco a la población que mantenga la calma.