Un premier ‘gordito’ pero astuto, por Hugo Olivero

924
Pedro Pablo Kuczynski juega con la prensa. Bromea dando «pistas» sobre el próximo Presidente del Consejo de Ministros. Primero dijo que sería independiente, joven y gordito. Luego mencionó que tendría pelo verde, aretes y afición por la guitarra. Siempre soltando esa risa contagiosa de gringo acriollado y guardándose celosamente para sí los nombres de los posibles candidatos para el cargo. Los periodistas, por supuesto, utilizaron las ocurrencias de nuestro virtual presidente para generar titulares y llamar un poco la atención sobre un tema que no suele interesar mucho a la mayoría de ciudadanos.
Pero, ¿qué tan importante es el primer ministro? Se podría decir que es una figura que brinda estabilidad y fortaleza al Gobierno, él es quien coordina las acciones de todos los demás Ministros y cualquier decreto o resolución que se haga debe estar validado por su firma, incluso aquellos expedidos por el propio Presidente. De igual manera, es el portavoz del Gobierno, lo que comprende no solo la tarea de informar a la sociedad sobre las políticas que se llevan a cabo, sino también la de responder ante las crisis y cuestionamientos.
Martín Vizcarra, primer vicepresidente electo, asegura que PPK se encuentra barajando varios nombres y no solo para la Presidencia del Consejo de Ministros, sino para todas las carteras que existen. De momento solo se ha confirmado a Alfredo Thorne como el próximo Ministro de Economía. No obstante, se especula que Fernando Zavala, que hoy funge como CEO de la Cervecería Backus y Johnston y quien además fuera ministro de Economía de Alejandro Toledo, sería el primer líder del Gabinete de la era Kuczynski.
Sea quien sea el primer ministro, tendrá un tenso escenario en frente suyo, donde hará falta mucha astucia política. Deberá saber moverse con cuidado, pero también ser abierto al diálogo, un buen negociante, así como reflexivo y atinado con sus decisiones. Se trata de un cargo que dura poco menos de un año en promedio y que implica un gran riesgo político.
En fin, esperemos que mientras se estudian los nombres de nuestro afortunado primer jefe de Gabinete puedan avanzar las conversaciones con las demás bancadas y llegar a consensos y a una buena voluntad para cooperar, siempre anteponiendo el bien del país. Estas semanas previas a la toma de mando de PPK son un tiempo valioso para ir puliendo la futura gobernabilidad y empezar con el pie derecho lo que promete ser un periodo de grandes cambios, tras el cual se asoman renovadas esperanzas sobre nuestro futuro.